El portavoz del PSE-EE en el Ayuntamiento de San Sebastián, Ernesto Gasco, ha acusado al alcalde, Juan Karlos Izagirre, de haber convertido la comisión de Derechos Humanos en "un paripé para imponer las tesis de Bildu". En ese sentido, ha denunciado que las decisiones llegan a la misma tomadas de antemano y le ha advertido, ante su "falta de diálogo", de que "si lo que quiere son palmeros, con nosotros se ha equivocado".

En una rueda de prensa en San Sebastián, Gasco ha denunciado la actitud del primer edil de Bildu en la última reunión de la citada comisión de Derechos Humanos del Ayuntamiento donde, entre otros asuntos, se abordaron sendos convenios con el Grupo Internacional de Contacto, que lidera Brian Currin, y Lokarri, para ocupar la Casa de la Paz.

En ese sentido, el edil socialista ha manifestado su "preocupación y decepción" por el hecho de que Izagirre y su Ejecutivo llevasen a la comisión "una serie de acuerdos cerrados, sin ni siquiera haber tenido el resto de grupos la oportunidad de opinar o debatir antes de acordar nada".

"El diálogo que tanto pregona no consiste en que todos digamos que sí a sus propuestas, sino poder aportar, acordar y negociar", ha considerado, para añadir que si lo que quiere el alcalde es "hacer el paripé, que apruebe el solo los convenios que quiera, pero que no nos convoque a una comisión".

El portavoz de los socialistas donostiarras ha pedido a Izagirre que convoque, con carácter extraordinario, una Junta de Portavoces para abordar esta cuestión. "Nosotros queremos hacer aportaciones" ha señalado Ernesto Gasco, quien ha recordado que la Casa de la Paz de Aiete tiene un acta fundacional y unos objetivos.

"¿Se van a cumplir? ¿Se va a respetar dicha acta, la hoja de ruta sigue siendo válida? Aquí no hay un borrón y cuenta nueva, si quiere un cambio de objetivos se proponen, se debaten y se acuerda, no se imponen desde la autocracia y la ausencia total de diálogo", ha remarcado.

Finalmente, ha denunciado la aparición de unos folletos en la ciudad "atacando" a los grupos de la oposición y a algún medio de comunicación, firmados por la izquierda abertzale, y ha manifestado que "estamos aburridos de las cazas de brujas y esto lo es". Por ello, ha exigido al alcalde que los condene "o diga al menos que no le gustan".

"Llevo 14 años protegido y no les tengo miedo. Las descalificaciones, la extorsión y la amenaza no me van a hacer cambiar de posición", ha asegurado el concejal del PSE, quien ha denunciado que Bildu "vuelve al juego sucio tradicional y es intolerable".

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.