El Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este viernes, en pleno extraordinario, con los votos favorables del PSOE, CHA e IU y los votos en contra del PP, la propuesta de ordenanza reguladora del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que supondrá que el 51 por ciento de las viviendas, 170.000 unidades urbanas, no experimentarán una subida en 2013 respecto a este año.

Las viviendas con valor catastral por debajo de los 70.000 euros (el 51 por ciento del total) no tendrán subida alguna del impuesto y las viviendas entre 70.000 y 100.000 euros de valor catastral, que son el 25 por ciento, tendrán un incremento de 4,6 euros anuales de media.

El vicealcalde y consejero de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Gimeno, ha añadido, en la defensa de la propuesta, que en las viviendas de entre 100.000 y 150.000 euros de valor catastral, que son el 16 por ciento, el aumento de IBI será de 15,6 euros; de 150.000 a 200.000 euros de valor catastral, que representan el 6 por ciento, se pagará 39,9 euros más al año, mientras que las 8.713 viviendas, es decir el 2 por ciento, de valor catastral superior a los 200.000 euros pagarán 97,47 euros más al no tener ningún tipo de bonificación.

Gimeno ha explicado que este acuerdo afecta a más de 478.000 unidades urbanas entre viviendas, locales y edificios en toda la ciudad. Ha recalcado que se ha acordado el criterio político de establecer bonificaciones y que además supondrá mantener el mismo mismo nivel de ingresos por recaudación de IBI, unos 148 millones de euros anuales porque con las bonificaciones el Consistorio dejará de ingresar 5,7 millones de euros al año.

Otra decisión es que se aplicarán los mimos tipos en el IBI en 2013 respecto a 2012, lo que supone que el tipo general será de 0,4 por ciento, el industrial de 0,9 por ciento y de 0,8 por ciento para otros usos. "Zaragoza es la ciudad con menos tipos de IBI", ha aseverado. Una novedad recaudatoria es que se podrá pagar el IBI en tres veces si los ciudadanos quieren.

En su intervención, Gimeno ha subrayado que el IBI "es el mismo en términos reales que en el 2012" para estimar que "son propuestas razonables, según la situación de las familias y para evitar que la revalorización catastral repercuta en las cuotas se introducen criterios de progresividad".

Reparto de las cargas

El portavoz de IU, José Manuel Alonso, ha recordado que ante la crisis hay elementos a respetar como el reparto de las cargas de forma "justa y según la capacidad económica".

También se ha referido al mantenimiento de la capacidad económica de las administraciones para recordar que el IBI es la mayor fuente de ingresos propia del Ayuntamiento al margen de las transferencias de otras administraciones.

Alonso ha apuntado que como consecuencia de la revisión catastral se producen "cambios importantes" tras 15 años de la última revisión, pero, sobre todo, "permite influir en la progresividad, según la capacidad adquisitiva y es la intención de IU para los próximos años". El cobro de este impuesto en tres plazos es otro elemento que ha destacado.

El concejal del grupo municipal de CHA, Carmelo Asensio, ha criticado el Real decreto de 30 de diciembre porque supone un gravamen del 10 por ciento para ciudades que no hicieron la revisión catastral en el 2002.

Ha lamentado que "esta subida rompe la ordenanza fiscal, que ya suponía un crecimiento medio del 5 por cien para este año", por lo que ese 10 por ciento se suma al 5 por ciento de las ordenanzas fiscales para llegar al 15 por ciento de subida total.

"Para racionalizar este disparate traicionero hacemos este pleno extraordinario, para introducir criterios de progresividad sino el año 2013 supondría un aumento del recibo del IBI del 10 por ciento", ha augurado.

Así ha defendido el edil de Chunta que se hayan introducido criterios de progresividad fiscal porque "el café para todos no es justo y menos en materia fiscal y frente a una subida indiscriminada del 10 por ciento las bonificaciones permitirán que la inmensa mayoría de los ciudadanos tengan un aumento del IBI cero".

Asensio ha señalado que "sólo el 3 por ciento de las viviendas, que son los pisos más caros, son los que soportarán una mayor presión fiscal". También se ha referido a la bonificación a la actividad comercial para locales por debajo de menos de 150.000 euros que no verán aumentado el IBI en el 2013.

"con belloch sube un 85%"

El concejal del grupo municipal del PP, Jorge Azcón, ha recriminado que hayan copiado una iniciativa del PP que introdujeron en las ordenanzas en 2011 y que significaba mejorar la tesorería para ahorrar millones en préstamos y "con seis meses de retraso traen a la ordenanza".

Azcón ha relatado que la revisión catastral "tocaba en el 2007, pero no se hizo porque era año electoral y la política fiscal de este gobierno se realiza en función de que toquen o no elecciones".

A su parecer, "es injusto" que desde que es alcalde Juan Alberto Belloch el IBI "ha subido un 85 por ciento y en los próximos años subirá otro 85 por ciento, que al final será un 170 por ciento". Ha criticado que el PSOE, CHA e IU "hacen una bonificación para tres años y se les ha olvidado decir que en el 2016 habrá que aumentar a todos los que bonifican el 34 por ciento de golpe porque la ley dice que solo hay tres años de bonificación".

Azcón ha asegurado que el problema "la política fiscal del Ayuntamiento de Zaragoza no está en los impuestos, sino en las tasas que recaudan por debajo del coste del servicio".

Réplicas al pp

José Manuel Alonso, de IU, ha rebatido a Jorge Azcón que la propuesta que presentó en su día el PP era para "rebajar el IBI al que pudiera adelantar el pago, es decir que tuviera fondos, mientras que la acordada hoy es hacer tres pagos y con una bonificación del 5 por ciento en el primero".

Desde CHA, el concejal Carmelo Asensio ha argumentado que el PP dice que el 10 por ciento de subida del IBI es por la revisión catastral", pero de haber hecho la revisión catastral 2007 habría sido del 160 por ciento, Ha aportado el dato de que en 1997, la última revisión catastral de Zaragoza, el "aumento fue del 300 por ciento".

Asensio ha estimado que tras finalizar el periodo de tres años de bonificaciones "se puede bajar el tipo de gravamen".

Seguidamente, el vicealcalde Fernando Gimeno ha declarado no ser partidario de bajar tipos, pero ha reconocido que "habrá que valorarlo en el 2016", año en el que vence la aplicación de bonificaciones.

En tono irónico ha dado la bienvenida al PP por "estar dispuestos a subir las tasas" para apuntar que aunque aumenten "será menos de lo que pretende subir la Diputación General de Aragón al Ayuntamiento de Zaragoza porque nos quiere cobrar el cien por cien más en vertido".

Gimeno ha valorado que si la revisión catastral se hubiera hecho en el 2007 "hubiera sido fatal para los ciudadanos" porque entonces el precio de los pisos era más alto y "como han bajado los incrementos de la valoración catastral ha sido mejor para los ciudadanos".

Bajar el tipo en 2016

Azcón ha augurado que en el próximo Gobierno de Zaragoza, al no existir bonificaciones dentro de tres años, se producirá un aumento del 34 por ciento y "entonces tendrán que bajar el tipo como hizo el PP en el 1997" con la última revisión catastral. "Y se bajará para todos también para los más ricos y será para los próximos 10 años".

El concejal popular ha aseverado que según el programa electoral del PSOE, "se mantenía la presión fiscal hasta que no se produzca la recuperación económica".

El vicealcalde le ha contestado que "el PP ha subido todos los impuestos y el único que aguanta no llegará a enero", en referencia al IVA.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.