El delegado del Gobierno, José María Rodríguez, ha hecho un llamamiento a la "cordura" y a la "reflexión" por los diversos actos de protesta que han tenido lugar en varios municipios de Mallorca contra el presidente autonómico, José Ramón Bauzá, y su equipo de Gobierno.

En las últimas semanas, Bauzá y miembros del Ejecutivo han acudido a diversos pueblos donde algunos manifestantes han lanzado objetos contundentes contra ellos entre abucheos y gritos de protesta. La última visita del presidente en la localidad mallorquina de Artá, que tuvo lugar este jueves, se vio reforzada por una mayor presencia de agentes de la Guardia Civil.

En una rueda de prensa en la que la Delegación del Gobierno en las Islas y el Ayuntamiento de Palma han firmado la incorporación del Sistema de seguimiento integral de los casos de violencia de género (Viogen) en la Policía Local, Rodríguez ha comentado que las fuerzas de seguridad del Estado "van a luchar por el derecho a la libertad de todos los ciudadanos y, por supuesto, del presidente del Govern". "Una persona tiene derecho a ir a un lugar, a desplazarse y a poder entrar sin coacción de libertad", ha añadido.

Por otra parte, el delegado del Gobierno en Baleares ha subrayado que la Delegación, el alcalde de Palma, la Policía Nacional y la Policía Local "están muy tranquilos" tras las últimas protestas estudiantiles que terminaron con la 'ocupación' de la Conselleria de Educación.

"Cada uno puede hacer las bravuconadas que quiera, pero pido una reflexión a todos", ha expresado Rodríguez. Además, ha asegurado a los estudiantes que "lo que consiguen con estas cosas va en contra de la ley, consiguen que actúe la fuerza y que empeore la convivencia".

Por ello, ha matizado que "tienen derecho a manifestarse, a expresar su indignación y lo que ellos quieran en el marco que establece la ley". "Salirse de este marco es actuar con cierta violencia", ha aseverado.