Natascha en su entrevista televisiva
Natascha en su entrevista televisiva al canal austriaco ORF.
"Yo era más fuerte que él". Con estas palabras la joven Natascha Kampusch, que estuvo secuestrada durante más de ocho años en un sótano cerca de Viena, se mostró el miércoles por primera vez al público en televisión, en una entrevista concedida a la cadena pública austríaca ORF.

"Me siento bien, dadas las circunstancias. Lo que más hago es intentar relajarme", fueron sus primeras palabras ante las cámaras, y con ello también la primera vez que la población austríaca pudo oír a la joven desde su huida hace dos semanas.

Ahora su sueño es ser actriz

Con un pañuelo en la cabeza que deja traslucir su pelo rubio, la joven de 18 años mostró así su rostro, pálido y de ojos azules, ante un público conmocionado por su dramática historia.

La joven ha manifestado que durante su cautiverio decidió que iba a superar el trauma y definió a su secuestrador, Wolfgang Priklopil, como un paranoico, con poca seguridad en sí mismo y con mala conciencia por lo que había hecho.

También precisó que durante su cautiverio pasó hambre, lo que le ha provocado problemas de circulación.

Sin embargo, Natascha ya sólo piensa en su futuro, ya que pretende estudiar en la universidad, aunque su verdadero sueño es llegar a ser actriz.

El apoyo de su familia y de especialistas

La joven también comentó que suele "hablar por teléfono" con sus padres y destacó que su madre "nunca perdió la esperanza de que estuviera viva".

"Ayer y antes de ayer ya me encontré con mi madre. También ya me había encontrado con mis padres en la policía. Ayer me reuní por primera vez con mi hermana mayor", comentó.

Confía en su familia, pero sobre todo en sí misma

Dijo que en estos momentos confía en el equipo de psicólogos que la trata, pero "fundamentalmente en mi familia y en mí misma".

A la pregunta de lo que quiso decir en una carta leída por su psiquiatra a la prensa tres días después de su huida, al señalar que se sentía bien con las personas que la acompañaban pero "un poco bajo tutela, respondió:

"Sí, precisamente quería comentarlo. Es realmente muy difícil. Todos quieren de alguna forma influir (sobre mí), tienen buena intención".

Su primer helado, de incógnito

Natascha relató ante las cámaras que en los primeros momentos tenía "muchos deseos que quería satisfacer", pero una de las cosas primeras que hizo fue "salir a comer un helado de incógnito", con gafas de sol, pañuelo en la cabeza y acompañada por un médico, en una concurrida calle vienesa.

Le disgustó la publicación de las fotos de su "habitación", porque es parte de su intimidad
"No digo el nombre de la heladería porque no queremos hacer propaganda. Pero nadie me reconoció", dijo Kampusch riendo.

La joven dijo que disfrutó especialmente del viaje en metro hasta la heladería: "estuvo muy bien poder sonreír a todo el mundo sin que nadie me reconozca".

En este sentido, aseguró que se siente muy ofendida por las "cosas inciertas" que se han publicado sobre ella en los últimos días, pero sobre todo las fotos del calabozo en el que estuvo encerrada.

"Se trata de mi habitación, no es asunto de nadie", dijo Kampusch, quien precisó que durante los primeros seis meses de su secuestro no salió ni una sola vez de ese escondrijo.

Sus entrevistas previas

Antes de hacer estas declaraciones en la cadena pública austríaca, habían aparecido dos entrevistas en dos diarios, donde adelantó ciertos detalles sobre su cautiverio.

En ellas, resaltó la desesperación vivida en su largo cautiverio y su deseo permanente de huir.

"Soñé con decapitarle (a su secuestrador) si hubiese tenido un hacha", confesó.

Derechos exclusivos

La radiotelevisión pública austríaca ORF, que comercializa los derechos exclusivos a nivel internacional, emitió desde las 20.15 horas locales (18.15 GMT) la entrevista con la joven, grabada el martes, y hecha por el periodista Christoph Feurstein, que durante todos esos años estuvo en contacto con su familia.

El periodista elaboró en los últimos días una lista con medio centenar de preguntas, de las cuales Natascha pudo elegir cuáles serían incluidas en la entrevista.

La investigación continúa

Entretanto, la policía continúa las investigaciones en la casa de Strasshof, cerca de Viena, donde estuvo cautiva Natascha.

Expertos en informática han analizado el ordenador de Priklopil, quien ha sido descrito como un aficionado a la técnica, aunque poseía un modelo de ordenador muy antiguo del tipo Commodore 64, cuyos datos son difíciles de traspasar a un sistema más moderno.

A3 ha comprado los derechos de la entrevista, y la emite el jueves

La cadena privada española de TV Antena 3 emitirá este jueves en exclusiva la entrevista con Kampusch, tras haber adquirido los derechos de emisión por 60.000 euros.

Vídeo relacionado

Encuesta

¿Hace bien Natascha en vender su historia?

Sí, es una forma de amortizar su secuestro
70,49 % (1689 votos)
No, no debería vender su sufrimiento
29,51 % (707 votos)