Miles de personas claman en la Comunitat Valenciana contra los recortes en servicios públicos

Miles de personas han salido este jueves a la calle en las tres capitales de provincia de la Comunitat Valenciana en protesta contra los recortes en servicios públicos derivados del decreto 1/2012 del Consell y por la asunción de responsabilidades en el Gobierno autonómico.
Cabecera De La Manifestación Contra Los Recortes En Servicios Públicos
Cabecera De La Manifestación Contra Los Recortes En Servicios Públicos
EUROPA PRESS

Miles de personas han salido este jueves a la calle en las tres capitales de provincia de la Comunitat Valenciana en protesta contra los recortes en servicios públicos derivados del decreto 1/2012 del Consell y por la asunción de responsabilidades en el Gobierno autonómico.

La manifestación, convocada por UGT, CCOO, CSI·F, FSES e Intersindical Valenciana ha contado con una participación de 20.000 personas en Valencia, 10.000 en Alicante y 3.000 en Castellón, según las cifras de los sindicatos, y se ha procedido a la lectura de un manifiesto conjunto en el que las centrales han criticado que el Ejecutivo valenciano pretenda compensar "el derroche, el abuso de poder y una nefasta gestión de los recursos" con recortes y "despidos masivos" en el sector público.

En Valencia, la marcha ha partido pasadas las 19.30 horas de la calle Xàtiva y ha recorrido las principales calles del centro de la ciudad en un ambiente festivo y sin registrarse ningún incidente. Muchos de los asistentes portaban las ya tradicionales camisetas negras en defensa de una educación pública y de calidad, aunque también ha habido representación de otros sectores como médicos y enfermeros, trabajadores de la EMT, miembros de la Policía Local o trabajadores de Radio Televisión Valenciana (RTVV).

'IAIOFLAUTAS'

Por el futuro de sus nietos

Entre los manifestantes, destacaba un grupo autodenominado 'iaioflautas' cuya intención es "impedir que se arruine el futuro" de sus hijos y nietos, o un hombre que aseguraba ladrillo en mano que la crisis es una "estafa" y advertía: "Europe, game is over" ("Europa, el juego se ha acabado").

Asimismo, algunos asistentes portaban gorros en los que podía leerse "prou" ("basta"), otros advertían de que los recortes en sanidad "pueden matar", emulando los mensajes de las cajetillas de tabaco, y los más atrevidos aseguraban querer ser "como Islandia", país que llevó ante los tribunales a su expresidente y a un grupo de empresarios para asumir la responsabilidad de la crisis.

Momentos antes del inicio de la marcha, el secretario general de CCOO-PV, Paco Molina, ha criticado las políticas puestas en marcha por los Gobiernos central y autonómico, que "esquilman" los servicios sociales y ha lamentado que aquellas personas que han llevado al país a la situación actual no sólo "no quieren asumir ante la sociedad su responsabilidad con toda la desvergüenza", sino que tampoco comparecen para explicar de qué manera se ha llegado a esta situación.

A su entender, es "inaudito que en un país civilizado y del primer mundo" no se lleve a las instituciones públicas a los responsables que tenían que velar por el normal funcionamiento de la economía nacional para explicar "qué han hecho". Asimismo, ha lamentado que las instituciones "tengan chantajeadas las condiciones de vida de las personas" amenazando "con más recortes, más privatizaciones, pérdida de protección por desempleo o el aumento de la edad de jubilación.

Molina ha insistido en que "la quiebra de este país no está en el mercado de trabajo ni en los derechos de las personas, sino en la usura" de personas que deben asumir ahora "la responsabilidad pública, jurídica y civil, si es menester en los juzgados".

Reparo de sacrificios "más equitativo"

Por su parte, el secretario general de UGT-CV, Conrado Hernández, ha resaltado que "no es posible que la carga de la crisis esté siempre encima de la gente que tiene menos capacidad y está desprotegida" y ha asegurado al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, que los ciudadanos están dispuestos a hacer sacrificios siempre que el reparto "sea más equitativo".

Así, ha indicado que "no es de recibo" que sólo se recorte en servicios sociales, sanidad y educación mientras en el sistema financiero, concretamente en Bankia, "nadie pide responsabilidades".

Recortar "en lo superfluo"

El presidente de CSI·F Comunitat Valenciana, Daniel Matoses, ha criticado que "sin diálogo y sin negociación no puede haber acuerdo" y ha instado a las administraciones a recortar "en lo superfluo", mediante la reducción del número de asesores, por ejemplo, y se apueste por la reactivación económica y por salir de la crisis por la vía de los ingresos.

Su homólogo en Intersindical Valenciana, Vicent Maurí, ha abogado por la apertura de un proceso negociador "real" entre sindicatos y Consell sobre la base de que "la sanidad y la educación son intocables". A su juicio, "se puede sacar dinero de otros ámbitos, porque dinero hay" y ha apuntado que si bien las cantidades que se recortan en estos dos ámbitos "comparado con el déficit no son significativas", sí son esenciales para garantizar unos servicios de calidad.

Continuación de las movilizaciones

En el manifiesto leído al término de las tres manifestaciones simultáneas, los convocantes han criticado que el Consell "resta servicios, sube impuestos, y trata como ciudadanos de segunda" a los valencianos mientras "no persigue el fraude, ni siquiera el más cercano, el que existe entre sus propios responsables políticos".

Asimismo, han lamentado que también continúa invirtiendo en grandes eventos "que no producen casi beneficios a nadie" y "sigue manteniendo en altos cargos a personas imputadas". No obstante, las organizaciones sindicales han advertido de que continuarán con las movilizaciones para luchar por "todos y cada uno de los derechos básicos" conseguidos "con mucho esfuerzo a lo largo de décadas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento