La Guardia Civil ha imputado a dos personas como presuntas autoras de varios delitos de estafa, a través de Internet, mediante la venta de perros, en la mayoría de los casos enfermos. Las dos personas imputadas son conocidas en este sector y les constan numerosos antecedentes por hechos similares.

El modus operandi consistía, según han informado desde el instituto armado, en anunciar a través de Internet y de diferentes páginas web la venta de perros de raza de corta edad, haciendo creer que se trataban de particulares, cuando en realidad se trataba de una actividad profesional.

Además, han indicado en un comunicado, utilizaban nombres falsos para el contacto, así como diferentes números de teléfonos móviles, los cuales, una vez realizada la venta, dejaban de estar activos, todo ello para evitar ser localizados en caso de algún problema con el animal.

En la mayoría de los casos los canes comercializados fallecían por distintos problemas sanitarios, debido, presumiblemente, a que procedían de importaciones de países del Este "y por lo tanto estaban muy debilitados", han manifestado. Así, el perro enfermaba pronto, por lo que sus dueños intentaban ponerse en contacto con los vendedores sin conseguirlo, y más tarde morían, por lo que no podían realizar ninguna reclamación.

Los imputados, por un supuesto delito de estafa, son J.L.G.A. y M.G.G., ambos de nacionalidad española y conocidos en este sector de la venta de perros, constándoles numerosos antecedentes por hechos similares. Las actuaciones han sido llevadas a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

Consulta aquí más noticias de Málaga.