El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha reconocido este viernes un "agujero" o "déficit" de 175 millones de euros en el capítulo de personal en 2011 ya que la liquidación real de ese ejercicio en el citado apartado alcanzó los 3.707 millones de euros frente a los 3.522 presupuestados.

Herrera ha realizado esta explicación para justificar el incremento del 1,39 por ciento del capítulo I en el proyecto de presupuestos regionales para 2012 que ha presentado este viernes y que sitúa los gastos de personal en un total de 3.581 millones de euros.

Tras insistir en que se trata de un incremento presupuestario "aparente", el presidente de la Junta ha explicado que los cálculos de las cuentas de este año se basan en ese "agujero" para lo que se han fijado medidas para rebajar la cantidad en 125,6 millones de euros entre las que ha citado el incremento de la jornada laboral, la reducción de liberados sindicales, la congelación de la oferta pública y el mayor control del absentismo laboral.

Herrera se ha comprometido en este sentido a no rebajar el salario de los empleados públicos en 2012, tras la rebaja de sueldos en 2010 y la congelación de los mismos en 2011 y ha aprovechado la ocasión para reconocer públicamente los esfuerzos y sacrificios de los "auténticos protagonistas y responsables de la contrastada calidad de los servicios de una administración más ajustada y sostenible".

Según ha precisado el presidente, el 86,6 por ciento de este capítulo I corresponde a las consejerías de Educación, Sanidad y Familia, con un incremento del 1,9 por ciento en conjunto, mientras que en el resto de los departamentos el gasto de personal descenderá un 1,5 por ciento "lo que demuestra de nuevo el carácter social de los presupuestos".

Por su parte, el capítulo II de gastos corrientes en bienes y servicios ascenderá a 1.246 millones, un 10,19 por ciento menos, "un presupuesto realista" cuyo punto de partida es el gasto liquidado en 2011 en el que se generó un déficit en gasto sanitario que no se computó ese año y que ocasionó además gran parte del déficit de la Región.

Juan Vicente Herrera ha destacado en este capítulo que sólo 69 millones de euros son para gasto no social, el 5,6 por ciento del total, mientras que el resto de la partida se destinará al normal funcionamiento de hospitales, centros de salud, colegios y demás centros sociales, con un incremento concreto del 19 por ciento en el caso de Sanidad.

Dentro del capítulo III, con 335 millones de euros (43,27 por ciento más), Herrera ha diferenciado entre los 207 millones destinados a deuda viva, los 84 millones para deuda nueva y los 36 millones generados por el mecanismo extraordinario de pago a proveedores mientras que el resto de la partida corresponde a los intereses de los préstamos de apoyo a las empresas.

Por su parte, el capítulo IV de transferencias corrientes ascenderá a 2.697 millones de euros, un 7,13 por ciento menos que en 2011, como consecuencia de los reales decretos de medidas de ajuste en Sanidad y en Educación a las que ha sumado el "significativo" ahorro en gasto farmacéutico por receta con la modificación del criterio de aportación del usuario al precio del medicamento no por su condición activa o pasiva sino por capacidad económica, un modelo con el que "se gana en equidad", según ha defendido, al excluir, además, a las rentas mínimas de inserción y a los parados de larga duración sin prestaciones.

En total, el presupuesto para las operaciones corrientes asciende a 7.860 millones de euros, un 0,75 por ciento más que en el año 2011.

Pagar lo que se debe

Por su parte, el presupuesto para las operaciones de capital, capítulos VI y VII del presupuesto, asciende a 1.247 millones de euros, lo que representa un descenso del 34,48 por ciento, consecuencia de unos "sacrificios necesarios" para mantener el nivel de los servicios públicos.

La aspiración concreta de Herrera en este punto pasa por regularizar en 2012 los compromisos adquiridos en 2011 y a los que no se pudo hacer frente como consecuencia del déficit o de los ajustes que tuvo que llevar a cabo para cumplir el objetivo de estabilidad fijado para el pasado año.

"Es lo que vamos a hacer, es el mandato prioritario a los consejeros", ha aseverado Herrera respecto a esa prioridad de pagar lo que se adeuda del pasado ejercicio, como es el caso de los compromisos adquiridos con las corporación locales, 96 millones de euros que pagará antes del 1 de agosto.

El presidente de la Junta ha insistido en la idea de que en 2012 sólo se llevarán a cabo las inversiones prioritarias de conservación y mantenimiento además de dar continuidad a lo ya iniciado, si bien ha admitido que habrá que llevar a cabo "alguna reprogramación", sin descartar nuevos proyectos de inversión con fondos finalistas de Estado o de la UE.

Finalmente, en cuanto a los capítulos VIII y IX el jefe del Ejecutivo regional ha destacado que el grueso del mismo será para los préstamos reembolsables ya puestos en marcha para las empresas para solucionar los problemas de financiación con los que se topan "día a día" y la amortización de la deuda que vence este año y que ha cifrado en 297,6 millones de euros.

En total, la partida de los activos financieros asciende a 314,13 millones de euros, un 80,84 por ciento más, mientras que la de los pasivos financieros asciende a esos 297,6 millones de euros, un 80,37 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.