El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha señalado este viernes que el secretario del PSOE-A y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, tiene "absolutamente" todo su "apoyo" de cara al congreso regional que los socialistas andaluces celebrarán a primeros de julio en Almería.

En una rueda de prensa conjunta tras la reunión que Rubalcaba y Griñán mantuvieron en la sede socialista de la madrileña calle Ferraz, el primero de ellos ha subrayado que el partido siempre está detrás de cada uno de sus dirigentes que gobiernan. "Este secretario general está detrás del presidente Griñán y secretario general del PSOE-A que es, además, presidente del PSOE", ha incidido Rubalcaba.

Por su parte, el dirigente andaluz ha dicho que el congreso regional servirá para "fortalecer al partido" y también a Rubalcaba como líder de la oposición y como secretario general.

Preguntados por los resultados de las encuestas y las supuestas dificultades del PSOE para capitalizar el desgaste que está sufriendo el Gobierno, Griñán se ha mostrado "escéptico" con los mismos ya que, según ha apuntando, tiene "algún argumento para serlo", en referencia a que los sondeos realizados antes de las últimas elecciones autonómicas daban al PP una mayoría mucho más amplia que la que obtuvo finalmente y no preveían que el PSOE pudiera llegar a gobernar.

"Las encuestas se ganan y se les da la vuelta", ha dicho el dirigente andaluz, optimista con las posibilidades de su partido de recuperar "la confianza y no tanto el voto" de los españoles si se logra alcanzar un gran acuerdo por el empleo.

Sobre este asunto, Rubalcaba ha dicho que la última "gran encuesta" fue la última cita electoral autonómica de Andalucía y de Asturias, en la que "el PSOE subió y el PP bajó". Además, ha añadido que si los socialistas no han conseguido aún hacerse con los votos de los desencantados con el Gobierno, se debe a que "a los cuatro meses de haber votado a un partido la gente no cambia de voto sino que para por la estación de la abstención".

"Nosotros tenemos que reconstruir muchas alianzas sociales que se han roto con muchos ciudadanos que creyeron que habíamos hecho lo contrario de lo que había que hacer contra la crisis. No es una tarea fácil, costará tiempo y trabajo; estamos al principio, tenemos mucha tarea por delante", ha aventurado el líder de la oposición.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.