Carlos Dívar: "No he cometido ninguna irregularidad ni jurídica, ni moral ni política"

  • Dívar niega irregularidades en sus viajes a Marbella y anuncia un futuro plan de transparencia para el órgano de los jueces, que le incluirá a él mismo.
  • El presidente del Consejo General del Poder Judicial dice que nunca se ha planteado dimitir y que eso sería "reconocer" una culpabilidad "cuando no es así".
  • Asegura que tiene su conciencia "absolutamente tranquila"; "No han sido hoteles de lujo, han sido hoteles de 4 estrellas", ha detallado.
El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, durante su primera comparecencia pública.
El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, durante su primera comparecencia pública.
Emilio Naranjo / EFE

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, ha asegurado este jueves que en ningún momento se ha planteado dimitir, que tiene la conciencia "absolutamente tranquila" y que no ha cometido ninguna irregularidad "jurídica, moral o política" en sus viajes a Marbella.

Dívar se ha pronunciado así en su primera comparecencia pública ante los medios desde que hace 23 días el vocal del CGPJ José Manuel Gómez Benítez le denunciara por malversación ante la Fiscalía por los gastos de sus viajes a Marbella y ha explicado que dimitir sería como asumir algún tipo de culpabilidad y que continuar al frente del Consejo es "un acto de responsabilidad".

Tras asegurar que siempre se ha hecho cargo de sus gastos privados, decir que los hoteles en los que se alojaba no eran de lujo, sino "bastante económicos para lo que es la zona", Dívar ha sostenido "de forma tajante" que la persona con la que compartió cenas durante sus visitas a Marbella "tiene carácter público y oficial y no responde a relaciones personales".

En un salón de actos abarrotado de cámaras, fotógrafos y periodistas, el presidente del CGPJ ha respondido seis preguntas tras una introducción en la que ha lamentado "profundamente" el daño que la polémica ha causado en la imagen de la justicia española y ha admitido su "amargura y preocupación" porque se haya producido "en un momento en que nuestro país atraviesa una profunda crisis".

Preguntado por si considera que mantiene su autoridad para seguir ejerciendo como presidente del Poder Judicial, Dívar ha reconocido que se siente "quebrantado moralmente", pero ha insistido en que nunca se ha planteado la dimisión.

Dívar ha explicado que ha comparecido ante los medios por su propia voluntad y que no ha sido forzado por nadie, ni se ha sentido presionado por los cinco vocales que en su momento pidieron su dimisión, ya que el resto de los 20 miembros del Consejo, "uno por uno", manifestó que no pensaba pedir su renuncia.

Igualmente, ha recalcado que si el Parlamento le llama a comparecer acudirá para ofrecer las explicaciones que le reclamen, aunque ha recordado que ya hay previstas este año dos comparecencias suyas en las comisiones de Justicia del Senado y el Congreso.

Ante la insistencia de los informadores, ha vuelto a defender que todos sus viajes han respondido a actividades relacionadas con su cargo, y que si se ha alojado en Marbella cuando esa actividad tenía lugar en Andalucía, ha sido para "conciliar" su trabajo con su "presencia" en Málaga, la provincia en la que nació.

"Tenía que acudir a los lugares donde están los juzgados y las presidencias y tomar contacto con la realidad del momento", ha dicho para justificar sus desplazamientos, tras lo que ha negado que en algún momento calificara de "miseria" los gastos de sus viajes.

En este sentido, ha dicho que sus palabras en una emisora de radio fueron sacadas de contexto y que lo dijo fue que para él "cualquiera de las antiguas pesetas que pertenezca a los caudales públicos tiene carácter sagrado" y que no considera una miseria ni esos ni otros gastos cuando hay personas sin trabajo y otras tienen dificultades "para hacer los gastos elementales de la vida".

Además, ha lamentado también que se haya cuestionado la actuación del vocal Miguel Collado, del que ha dicho que se ha visto involucrado en un asunto que no le afectaba y cuya integridad moral y responsabilidad ha defendido, al igual que la del resto de los vocales.

Tras reconocer que las normas del CGPJ, que datan de 1996 y no exigen que se especifique el motivo del viaje de los vocales, están "desfasadas", ha anunciado que el pleno de este jueves ha acordado por unanimidad poner en marcha un "plan de austeridad y transparencia", que en el plazo de un mes elaborará la Comisión de Presupuestos para racionalizar los gastos del CGPJ.

Dívar sostiene el carácter "público y oficial" de la persona con quien cenaba

Dívar también ha sostenido que la persona con quien compartía mesa y mantel durante sus viajes a Marbella tiene "carácter público y oficial, y no responde a relaciones personales". "¿Puede asegurar de manera tajante que la persona con quien cenaba tiene carácter público y oficial, y no responde a relaciones personales?", le ha preguntado una periodista, a lo que Dívar ha contestado: "Exactamente, tiene carácter público y oficial, y no responde a relaciones personales. De forma tajante".

El presidente del CGPJ, sin embargo, no ha revelado la identidad de esa persona y ha defendido que en sus viajes ha habido "gastos protocolarios", ya que sus encuentros y sus interlocutores, como los de cualquiera de los presidentes de los distintos poderes del Estado, tienen en algunos casos "carácter reservado" y no se les tiene que dar publicidad.

En cualquier caso, Dívar, que ha reconocido que el reglamento del CGPJ en relación a los viajes de los vocales que data 1996 es una norma desfasada, se ha mostrado dispuesto a introducir más controles en dichos viajes, como también se realizan en otras instituciones.

"Si tuviese alguna actividad reservada, siguiendo el ejemplo del presidente del Congreso, yo apuntaría antes de viajar tanto al vicepresidente del CGPJ como al presidente de la sala de gobierno del Supremo -que permanecerían en funciones- el lugar donde estoy y las personas con las que voy a estar", ha añadido.

De esta forma, Dívar ha zanjado cualquier posibilidad de desvelar la identidad de la persona con la que compartía cenas durante sus estancias en Marbella, justificando su anonimato en el carácter "reservado" y secreto de sus entrevistas.

Querella criminal por estafa

El Tribunal Supremo inadmitió este mismo miércoles la denuncia por estafa que la Asociación Preeminencia del Derecho había presentado contra Dívar, que finalmente se ha convertido en querella criminal por un posible delito de estafa. El TS acordó no admitir a trámite y archivar la denuncia porque consideró que los hechos denunciados debían ser motivo de una querella.

Preeminencia del Derecho, que explica en una nota que aún no le ha sido notificada la decisión del TS, considera, sin embargo, que la Ley Orgánica del Poder Judicial sólo exige querella cuando se trata de delitos imputables a jueces en el ejercicio de sus funciones, entre las que la asociación entiende que no entran "las cenas a dos de Puerto Banús".

No obstante, la querella se remite en sus hechos a la denuncia archivada, también por posible delito de estafa, "al imputar a actos de servicio gastos que eran personales a lo largo de 20 fines de semana" entre 2008 y 2011. La asociación critica el carpetazo dado por el Supremo a su denuncia, inadmitida en tan sólo 24 horas, y afirma que con su rechazo a "velocidad lumínica", el TS "ha proyectado una imagen pública falta de igualdad de todos ante la ley" lo cual hecha peso a un edificio en donde ya las columnas están sobrecargadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento