Los incendios forestales han abrasado 126.904,7 hectáreas entre el 1 de enero y el
27 de agosto. El 91,97 % de esta superficie calcinada  (116.753 hectáreas) corresponde al noroeste peninsular: Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y provincias de León y Zamora.

Desde enero, se han registrado 8.583 conatos de incendio de menos de 1 hectárea y 4.393 incendios (de más de una hectárea). 48 fueron superiores a las 500 hectáreas.

Pese a que el número de conatos de incendios ha sido menor que la media de los diez años anteriores, no ha sido así con los grandes incendios: según los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente, tanto la superficie abrasada arbolada (62.806,7 hectáreas) como la ccorrespondiente a las zonas de matorral y monte abierto (60.548, 7 hectáreas) supera la media del último decenio (30.744,4  y  54.593, 1 respectivamente).

Tan sólo 2003 (130.939,7 hectáreas)  y 2005 (153.446,2 hectáreas) registraron un índice de superficie quemada superior a la actual.

El resto de superficie quemada en este período de 2006 está formada por pastos y dehesas, 3.549,3 hectáreas, un tercio de la media del decenio (11.230,9 hectáreas).

Los estragos del fuego, por regiones 

El noroeste del país concentra la mayor proporción de fuegos: el 63,78 %, lo que supone un 86, 59% de superficie arbolada devastada.

Un informe elaborado por la Universidad de Alcalá y el Instituto de Economía y Geografía del CSIC  estima que los incendios quemaron (en 120 zonas) 92.058 hectáreas, el 90% de ellas (83.693) en Pontevedra y A Coruña. En dichas zonas, algunos municipios han llegado a perder casi el 60% de toda su masa forestal,

Algunos municipios de Galicia han llegado a perder casi el 60% de toda su masa forestal,
sobre todo bosque mixto, matorral y pastos

Las comunidades interiores (excepto las provincias de León y Zamora) representaron el 22,8 % de los siniestros (0,9 % de la superficie forestal 8,05 % de la arbolada).

Las regiones mediterráneas, incluidas las provincias interiores, sufrieron el 12,82 % de los fuegos, con un 7,92 % de las hectáreas devastadas y el 5,29 % de la superficie arbolada perdida.

Medio Ambiente advierte de que se dispone de datos definitivos de 2005, salvo para las provincias de La Coruña y Pontevedra. Asímismo, se carece de información de superficie herbácea de Andalucía y Extremadura en 2006.

En este año, se ha considerado toda la superficie como matorral y monte abierto, cuando los datos provinciales no distinguen entre vegetación herbácea y leñosa.  

Según datos provisionales de la Xunta de Galicia, en los incendios ocurridos entre el 4 y el 14 de agosto ardieron 77.000 hectáreas, una cifra que el Centro Europeo de Información Forestal (EFFIS) de la Unión Europea subió a 82.232 hectáreas.