Miguel Ángel Fernández Ordóñez
El Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante su comparecencia ante la comisión de Presupuestos del Senado. Chema Moya / EFE

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, ha asegurado en el Senado que no dará su versión sobre la crisis de Bankia que desembocó en su nacionalización "porque el Gobierno quiere que permanezca en silencio".

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Senado, Fernández Ordóñez ha sostenido que a él le gustaría dar su versión sobre los últimos acontecimientos en el sector financiero español para dejar patente que "no es el causante de todos los problemas", pero consideró que no hacerlo supone un ejercicio de responsabilidad en aras de recuperar la confianza sobre España.

"Creo que debería de alguna forma darse la versión del Banco de España, que parece que es el causante de todo, tengo la convicción de que no, pero el Gobierno decide en este momento que no", explicó el gobernador en la que probablemente sea su última comparecencia en el Senado, ya que abandonará su cargo el próximo 10 de junio."La desconfianza es tan grande sobre España que ahora hay que apoyar al Gobierno. Nada sería más grato para mi que explicar la versión del Banco de España, pero creo que en este momento uno no debe hacer eso", dijo Fernández Ordóñez.

Control de las cuentas

Ordoñez también ha asegurado que la reducción del déficit público será una tarea "ardua", pero es "pieza básica" para la recuperación de la economía española y ha pedido a las autonomías publicar sus liquidaciones de ingresos y gastos mensualmente.

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Senado, Fernández Ordóñez ha indicado que aunque los ajustes para cumplir con el objetivo de déficit puede tener a corto plazo efectos negativos, su mantenimiento es una condición "ineludible" para superar la confianza en la economía. 

La caída de la economía, prevista por el Gobierno en el 1,7%, es realista y prudenteHa subrayado que sería conveniente poner en marcha cuanto antes la publicación de las liquidaciones mensuales de ingresos y gastos de las comunidades autónomas.

Fernández Ordóñez ha dicho que resulta "crucial" una implementación "rápida y efectiva" de los mecanismos de seguimiento y control de las cuentas públicas de todas las administraciones, así como los destinados a hacer cumplir los objetivos establecidos por ellas.

Asimismo, ha asegurado que la caída de la economía del 1,7 % prevista por el Gobierno para 2012 es "realista y prudente", pese a que ha advertido de que en el ámbito de los ingresos la estimación "puede estar bien ajustada" y existen riesgos de desviaciones a la baja en la recaudación prevista.

El gobernador del Banco de España, que comparece en la comisión un día después de anunciar el abandono anticipado de su cargo, ha alertado del previsible descenso del empleo y la evolución "más modesta" de las cotizaciones sociales presupuestadas.

Recuperación del empleo

"No puede descartarse desviaciones en partidas como prestaciones por desempleo o las pensiones, cuya evolución depende de factores que están fuera del control de las autoridades, como son la tasa de paro, la demografía o la inflación", ha dicho. 

Hay que recuperar la credibilidad con transparencia en la gestión
Ha señalado la importancia del empleo en la salida de la crisis, ya que solo con la recuperación de los puestos de trabajo puede consolidar una senda de estabilización de las finanzas públicas, disminución del endeudamiento privado y saneamiento bancario.

Fernández Ordóñez ha aseverado que "España se juega gran parte de su futuro con el cumplimiento de estos objetivos fiscales y que un fracaso en este proceso de consolidación alejaría en el tiempo la posibilidad de una recuperación".

Para el gobernador, es "perentorio" recuperar la credibilidad con una ejecución presupuestaria rigurosa, con transparencia en la gestión y con medidas correctoras que apuntalen los objetivos fiscales marcados.

Al respecto, ha señalado que la reducción del déficit público exige un "esfuerzo estructural sin precedentes" y "recurrir a todos los instrumentos disponibles", tanto por el lado de gastos como de los ingresos.

Medidas permanentes


Así, ha reiterado que pese a los ajustes en materia de Educación y Sanidad, no puede descartarse que los incrementos impositivos aprobados en el presente ejercicio con carácter temporal tengan que prolongarse en el tiempo o ser sustituidos en su momento por otras medidas de carácter permanente

La sostenibilidad contempla nuevos ajustes en la edad de jubilación
Ha aludido a la "gravedad" de la actual coyuntura económica, que está "íntimamente" ligada a la crisis de la deuda soberana europea y que se ha agravado -ha dicho- con la gestión de la última crisis bancaria.

Fernández Ordóñez también se ha referido a la reforma del sistema de pensiones aprobado hace casi un año y ha advertido de que, aunque puso freno al gasto en pensiones, "no desactivó todos los riesgos derivados del envejecimiento de la población".

Por ello, ve "deseable" que se defina adecuadamente el denominado factor de sostenibilidad, de forma que los parámetros del sistema se adapten automáticamente a los desarrollos demográficos futuros.

El factor de sostenibilidad que contempla la reforma de las pensiones permite nuevos ajustes en la edad de jubilación o en el período de cotizaciones.

De Guindos, responde: "El Gobierno quiere luz y taquígrafos"

De Guindos ha asegurado que el Gobierno "lo único que quiere es luz y taquígrafos" en todas las operaciones que implican el uso de dinero público, como el caso de Bankia; "no puede ser de otra forma", ha subrayado.

La crisis financiera no empieza y no acaba en BankiaHa respondido así en rueda de prensa en el Congreso a las palabras pronunciadas por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Ante las peticiones para que se cree una comisión de investigación en el Parlamento, De Guindos ha recalcado que "la obligación del Gobierno es estabilizar la situación de una forma responsable", y ha reclamado "coherencia y responsabilidad" a todas las fuerzas políticas. Hay que tener en cuenta además que "la crisis financiera no empieza y no acaba en Bankia", ha subrayado el ministro al recordar intervenciones anteriores en Caixa Catalunya, Novocaixa Galicia, Caja Castilla-La Mancha y Cajasur.