Bankia
Panel informativo en la Bolsa de Madrid con el logo de Bankia. EFE

Banco Financiero y de Ahorro (BFA), la matriz de Bankia, —entidad surgida en junio de 2010 de la fusión de Caja Madrid, Bancaja, La Caja Insular de Canarias, Caja Laietana, Caja de Avila, Caja Segovia y Caja Rioja— ha admitido este lunes unas pérdidas consolidadas en 2011 de 3.318 millones de euros, según fuentes cercanas al consejo de administración, pese a que el 20 de abril había anunciado un beneficio neto consolidado de 40,91 millones.

El consejo de administración de BFA, que se ha reunido para reformular sus cuentas del ejercicio pasado, aprobadas sin salvedades del auditor, ha reconocido además unas pérdidas individuales de 7.200 millones de euros, cuando en 2011 había reconocido pérdidas de 439 millones. Son los mayores números rojos de la historia financiera española, por encima de los 584.000 millones de pesetas (3.510 millones de euros) que declaró Banesto en 1993.

Bankia también rehizo sus cuentas el viernes después de que su consejo reconociera unas pérdidas de 2.979 millonesSegún un hecho relevante remitido por BFA a la Comisión Nacional del Mercado Valores (CNMV), las pérdidas proceden por un lado de la consolidación del resultado de su participada Bankia, que el pasado viernes rehizo sus cuentas del ejercicio pasado y comunicó unas pérdidas de 2.979 millones.

El presidente de BFA-Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha decidido mantener la composición del consejo de la matriz. Fuentes de la entidad han indicado que si no ha habido cambios en el consejo es porque, en vez de forzar una dimisión en bloque, como en Bankia, quieren que se produzca de una forma natural cuando la empresa pase a manos del Estado, que se hará prácticamente con el 100% de las acciones.

Esto ocurrirá a lo largo del mes de junio, cuando el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) convertirá en acciones el préstamo que concedió a la empresa en 2010 por 4.465 millones de euros.

Deloitte se justifica

Además el consejo de administración que celebró BFA  tuvo un invitado excepcional, un representante de la auditora Deloitte, que reconoció que en octubre pasado ya alertó a la entidad de que las cuentas tenían salvedades, según explicaron fuentes del consejo.

La negativa de Deloitte a firmar las cuentas del 2011 precipitó la salida de Rodrigo Rato Precisamente, la negativa de Deloitte a firmar las cuentas de cierre del 2011 fue uno de los factores que precipitó la salida del presidente Rodrigo Rato y la decisión del Gobierno de rescatar a la entidad, que ha reclamado una inyección de 19.000 millones de euros.

Algunos de los consejeros también revelaron una cierta extrañeza por el hecho de que la auditora levantara las primeras señales de alarma en octubre pasado, cuando fue esta misma firma la que participó en la creación del grupo, formado por la unión de siete cajas, en 2010, así como en la salida a bolsa de Bankia, en julio de 2011.

Además, Deloitte participó activamente en la elaboración del plan de saneamiento que BFA-Bankia entregó al Banco de España en marzo pasado, y que fue aprobado por la autoridad, aunque con algunas salvedades.

Compromiso del FROB y Banco de España

La entidad ha ofrecido algunos detalles de la cuenta de resultados, como los "saneamientos de activos fiscales y participadas por 1.565 y 86 millones, respectivamente". Además, ha indicado que ha desembolsado 358 millones al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) como coste financiero por las participaciones preferentes suscritas por este organismo, al tiempo que reconocía unos ingresos de 252 millones "provenientes fundamentalmente de sus participadas".

El impacto de las pérdidas está incluido en el plan de saneamiento y recapitalización del Grupo BFA anunciado el pasado viernesAdemás, ha precisado que "el Grupo BFA carga contra patrimonio otros 1.179 millones de ajuste de los activos fiscales originados en el proceso de la revisión de la combinación de negocios que dio origen al grupo".

BFA ha señalado al organismo supervisor que "tanto el Banco de España como el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se comprometieron la pasada semana a, una vez finalizados los trámites oportunos, aportar los 19.000 millones de euros de capital que ha solicitado BFA". La entidad ha indicado que "el impacto" de las pérdidas (3.318 millones) "está incluido en el plan de saneamiento y recapitalización del Grupo BFA anunciado el pasado viernes".

Además, ha comunicado que "de este modo, las pérdidas afloradas están completamente cubiertas por la inyección de capital que hará el Estado en BFA". Según fuentes financieras, detrás de las perdidas de BFA podría estar la nueva valorización de las empresas participadas por la entidad.

La filial de BFA, Bankia, que ha registrado en esta jornada la mayor caída de la bolsa (13,38%), también rehizo sus cuentas el pasado viernes después de que su consejo se reuniera y reconociera unas pérdidas de 2.979 millones. Además, solicitó del Estado una ayuda de 19.000 millones de euros.