La distribuidoras de libros Moll de Baleares ha precisado que no está en quiebra, sino en concurso de acreedores desde el pasado mes de febrero, contradiciendo así la información que había manifestado en un comunicado el Grupo Bromera.

En declaraciones a Europa Press, el miembro del Consejo de Administración de la distribuidora Moll ha recordado que es "totalmente distinto" un concurso de acreedores que una quiebra, por lo que, a su juicio, el Grupo Bromera "no ha distinguido" una situación de otra.

Moll ha señalado que, pese a que el sector de la distribución de libros ha disminuido "bastante" la facturación, en estos momentos, la distribuidora de libros Moll "no prevé el cierre".

El Grupo Bromera había anunciado en el citado comunicado la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que afectará durante un año a una parte de las empresas del grupo, además de cambios en la dirección de la empresa.

El grupo ha apuntado a las restricciones de las administraciones en la adquisición de fondos bibliográficos y al descenso de las ventas de libros como causantes de una caída de las ventas en España, especialmente aguda en los últimos meses.

También ha señalado a la disminución de la prescripción escolar de libros de lectura, la quiebra de las distribuidoras de Bromera en Catalunya y Baleares —l'Arc de Berà y Moll— y la "drástica" reducción de las ayudas públicas. No obstante, la distribuidora Moll ya ha desmentido que esté en quiebra.