La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha lamentado este viernes, en la celebración del pleno ordinario del mes de mayo, la "demagogia" de la oposición municipal en asuntos como los referidos a la seguridad y protección personal y ha dicho que no desea "a nadie" las amenazas, "incluso de muerte", que ella conoce.

"No deseo a nadie las amenazas, incluso de muerte, que yo conozco y tener a dos etarras a menos de 40 metros", ha señalado la primera edil. Se ha pronunciado de este modo durante el debate de los puntos referidos al área de Economía, Hacienda y Empleo, momento en el que la responsable municipal ha intervenido para responder a las críticas de la oposición por el vehículo oficial y el servicio de escoltas.

Rita Barberá se ha referido de este modo a las alusiones que el concejal del PSPV Pedro M. Sánchez ha realizado a los gastos en su coche oficial y a las del portavoz de Compromís, Joan Ribó, al servicio de escoltas de los miembros del gobierno local durante el debate de la segunda, tercera y cuarta modificación de créditos extraordinarios y suplementos de crédito del Presupuesto de 2012.

Sánchez ha criticado que el gobierno local presupueste "por debajo de las necesidades", que haga "unos presupuestos irreales" y que recorte "donde no deben y no en gastos innecesarios". Ha citado el gasto de "37.000 euros en el coche de la alcaldesa a punto de acabarse el renting". Posteriormente, en otro punto del pleno el portavoz del PSPV, Joan Calabuig, ha dicho a Barberá que las alusiones a su coche eran "en términos alegóricos" y que su grupo no se mete en la seguridad de la alcaldesa.

Por su lado, Ribó se ha referido a la decisión del equipo de gobierno de cambiar el modelo de coches oficiales y ha dicho que "el problema" y lo que ha estimado de "escándalo" no es el tipo de coche sino que los ediles del PP, "con la que cae, mantengan escoltas que deberían llamarse asistentes" por las tareas que asumen de asistencia a los concejales.

"La seguridad es una excusa. No son los coches, son los policías que se sacan de los barrios en beneficio" del gobierno municipal, ha argumentado el responsable de Compromís.

Respecto a las modificaciones de créditos extraordinarios debatidas, que han contado con el voto a favor de PP y PSPV y la abstención de EU y Compromís, la concejal de Esquerra Unida Rosa Albert ha valorado que el consistorio pague a los proveedores los 181 millones de euros que les adeudaba hasta el 31 de diciembre de 2011, aunque ha recordado que su grupo se opuso al Plan de Ajuste que esta operación requiere por los intereses que conlleva.

Situación "precaria"

Albert ha considerado que las modificaciones de crédito aprobadas "constatan la situación financiera tan precaria del Ayuntamiento de Valencia" y ha censurado que, "una vez más", sean "los vecinos, a través del IBI, quienes tienen que hacer frente a la mala gestión económica del equipo de gobierno".

Igualmente, ha criticado que estas modificaciones se usen para atender el pago de "muchas partidas aprobadas" que no habían sido dotadas de manera "suficiente" y ha citado como ejemplo el gasto de suministro de agua y luz.

La edil ha pedido al gobierno local que "priorice" a la hora de pagar porque "en un momento de escasez de recursos" se ha priorizar "a las personas, los puestos de trabajo de quienes desarrollan su actividad en o para el Ayuntamiento" y dejar "en un segundo plano los intereses de las entidades financieras". Ha criticado que se de "luz verde a los EREs" de algunas contratas.

El portavoz de Compromís, por su lado, ha censurado el nivel de endeudamiento del consistorio, según ha dicho "en el 140% y de 1.106 millones de euros" y ha destacado que "se ha presupuestado por debajo de las necesidades mínimas" y que eso ha llevado a "aumentar partidas para atender necesidades" como el pago del agua. Ribó ha expresado su respaldo al crédito para el pago a proveedores.

Por su parte, el concejal socialista Pedro M. Sánchez, que también ha mostrado el apoyo del PSPV a esta operación de pago, ha lamentado, no obstante, que el Ayuntamiento se retrase en los pagos. Ha dicho que las tres modificaciones tratadas son "la foto" de los veinte años de "mala gestión" del PP, con "el crecimiento al límite de la deuda", "gastando sin presupuesto" y haciendo "presupuesto irreales" por "debajo de las necesidades" mientras se "atienden gastos innecesarios". También ha criticado la gestión del gobierno local por lo que respecta a las expropiaciones.

SATISFACCIÓN

En respuesta a la oposición, el concejal de Hacienda, Silvestre Senent, ha manifestado su satisfacción por el hecho de que los proveedores cobrarán el 31 de mayo las facturas pendientes hasta final de 2011 y ha asegurado que la deuda generada por ello es "asumible" por las arcas municipales con los número que tiene ahora. Además, ha defendido la política y gestión de expropiaciones del gobierno local, a la que se refiere una de las modificaciones.

Ha indicado a Albert que el Plan de Ajuste municipal "no contempla ningún ERE" y que "no es responsabilidad" del PP "que una empresa privada que tiene una contrata con el Ayuntamiento lo plantee".

Por otra parte, en el pleno se ha aprobado con el voto a favor de PP y PSPV y la abstención de EU y Compromís la tercera relación de expedientes de reconocimiento extrajudicial de créditos y obligaciones de 2012. Senent ha manifestado que éste es "un mecanismo" y procedimiento "normal" de la administración local "para poder incluir y pagar todas las facturas".

Consulta aquí más noticias de Valencia.