El ozono en la estratosfera, por encima de las regiones polares, dejó de reducirse en 1997, según hallaron los científicos tras analizar los resultados de 25 años de observación.

La capa de ozono recubre el planeta y lo protege de la dañina radiación ultravioleta del Sol, pero los químicos fabricados por el hombre - principalmente los clorofluorocarburos hallados en algunos refrigeradores y en aerosoles - redujeron drásticamente este ozono estratosférico.

Los científicos dijeron que la recuperación de la capa de ozono se debe en gran parte al cumplimiento del acuerdo internacional de 1987 llamado Protocolo de Montreal, destinado a limitar las emisiones de químicos dañinos.

'Estos resultados confirman que el Protocolo de Montreal y sus enmiendas han logrado frenar la pérdida de ozono en la estratosfera', dijo Eun-Su Yang, del Instituto Georgia de Tecnología, que encabezó el equipo que analizó los datos.

'Al nivel actual de recuperación... la capa de ozono podría estar recuperada globalmente a los niveles de 1980 - el momento en que los científicos se dieron cuenta por primera vez de los efectos dañinos que las actividades humanas estaban teniendo en el ozono atmosférico - hacia mediados de este siglo', dijo Yang en un comunicado el miércoles.

Mientras que el ozono es un escudo beneficioso en la estratosfera, situada a entre 10 y 50 kilómetros de la superficie de la Tierra, a nivel de tierra puede ser dañino para el tejido pulmonar y las plantas y es un importante componente de la contaminación.

El análisis se publicó en el Journal of Geophysical Research - Atmospheres.

Los investigadores de la NASA y de otros organismos informaron en junio de que el llamado agujero de ozono de la Antártida se recuperaría aproximadamente hacia 2068, unos 20 años después de lo inicialmente previsto.