El secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha alertado de que los recortes que se están aplicando en la región extremeña podrán suponer la caída de 1,5 puntos del Producto Interior Bruto (PIB) regional.

En una rueda de prensa que ha ofrecido en Mérida, Fernández Vara ha destacado que este descenso del PIB regional provocado por los recortes, sumado al que ya estaba previsto para este año, que se cifra entre un 1,3 y un 1,7 por ciento, suponen una caída del PIB "del entorno de 2,5 a 3 puntos".

"Esto tendrá unas consecuencias en términos de destrucción de empresas y empleo equivalente a 30.000 empleos", ha alertado Vara, quien ha señalado que de cumplirse estas previsiones, Extremadura finalizará el año con una cifra de entre 180.000 y 190.000 desempleados, lo que a su juicio "traspasa el punto de no retorno".

Además, el líder del PSOE extremeño ha mostrado su "firme convencimiento" de que la política de recortes que se está llevando a cabo, y que "encaminada exclusivamente a la disminución del gasto público", según ha dicho, "no solo no va a lograr sus objetivos sino que va a generar la obligación de nuevos recortes en el segundo semestre del año".

Ante esta situación, y antes del alcanzar este "punto de no retorno", Guillermo Fernández Vara, ha propuesto al presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, alcanzar un Pacto por la Recuperación y el Crecimiento de la Comunidad Autónoma de Extremadura, un ofrecimiento que ya le realizó en el pleno que se celebró este pasado jueves en la Asamblea de Extremadura.

Y es que "con los recortes cumpliremos con Bruselas pero no saldremos del hoyo, sino que hace falta algo más", ha considerado Vara, quien ha apuntado que este pacto tiene por objetivo "la recuperación de la economía y el empleo regional", y en el que deben participar "todos sin exclusiones".

Medidas a corto plazo

Un pacto que Fernández Vara ha propuesto por "responsabilidad", y del que a su juicio tienen que formar parte la Delegación del Gobierno, la Junta de Extremadura, los tres grupos parlamentarios, las diputaciones provinciales, empresarios, sindicatos, la Fempex, representantes de la economía social y las entidades financieras.

Se trata de poner medidas "a corto plazo" con el objetivo de frenar la destrucción del sistema productivo y del empleo regional, que en la actualidad está en una "situación de extrema gravedad".

En el marco de este pacto, se deben definir las medidas para "afianzar a corto plazo aquellos sectores económicos considerados de interés estratégico regional", los que deben ser "pilares del crecimiento y a base del cambio de modelo a medio y largo plazo".

Además, Vara ha apostado por que se coordinen "en torno a una serie de ejes estratégicos pactados entre todos, las inversiones públicas del conjunto de administraciones", y ha destacado la necesidad de trasladar a la ciudadanía "certidumbre" de que no se están "improvisando medidas".

Por tanto, este pacto tiene que ser "mucho más que la suma de medidas aisladas basadas en la mera amenaza de la intervención", ha aseverado.

En su intervención, el dirigente socialista ha avanzado algunos posibles contenidos de este pacto, "sin querer imponer nada", entre los que ha citado un acuerdo para la impulso y la actividad del consumo interno de Extremadura, que pasaría por la rehabilitación de viviendas, edificios y locales, un plan de alquiler con opción de compra, un plan renove de vehículos, de muebles, de electrodomésticos o de alumbrado en el pequeño comercio.

Convocatoria y constitución

Vara ha apostado también por la financiación de microempresas con afianzamiento directo por Extraval, un plan de afianzamiento de los subsectores estratégicos destinados a "reducir a corto plazo su deterioro irreversible", un plan de inversiones y financiaciones prioritarias, que pasaría por "comprometer que todos los recursos de las instituciones públicas y financieras en materia de inversión se hagan al servicio de los objetivos de este plan".

Incluiría también un plan de consolidación de los servicios públicos de Extremadura, "como mecanismo de solidaridad y como herramienta de dinamización económica y empleo", y un pacto social que recoja los compromisos a asumir en la negociación.

Finalmente, Vara ha considerado que la convocatoria de este pacto corresponde al presidente del Gobierno de Extremadura, que a su juicio debería convocar la sesión constitutiva de los participantes y los grupos de trabajo antes de que finalice el mes de mayo.

Apuesta además por que las reuniones se celebren en sede parlamentaria, y que la aprobación del contenido del pacto se realice antes del 15 de julio.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.