El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha afirmado que la salida del presidente mexicano Felipe Calderón y el relevo que darán las urnas en ese país "no influirán" en el acuerdo para que Pemex contrate 14 remolcadores con los astilleros gallegos. Asimismo, ha avanzado que "en próximas semanas" la petrolera enviará "formalmente" la petición de presupuestos a las empresas de la comunidad.

"Por las informaciones que tenemos, no influirán", ha asegurado el presidente gallego preguntado por si existe la posibilidad de que, a raíz de las elecciones mexicanas del próximo 1 de julio y la llegada de un nuevo gobierno, se paralicen estos contratos. A este respecto, ha explicado que la renovación de la flota por parte de Pemex es una acción iniciada "hace tiempo" y las contrataciones son algo "que necesita".

"Este tipo de renovación de flota se va a consolidar antes de Navidad, que es la fecha en la que el presidente Calderón dejará lugar al siguiente presidente que salga de las urnas el 1 de julio, que es cuando hay elecciones", ha expuesto Feijóo antes de asegurar: "Por las informaciones que tenemos de los directivos de Pemex, las elecciones no influirán en este tipo de contrataciones, dado que la contratación la necesita y es un programa iniciado desde hace tiempo".

En consecuencia, ha apoyado estos argumentos, los directivos de la petrolera "dan garantías" de que "este contrato tiene una vida independiente al calendario electoral mexicano".

En cuanto a la participación de los astilleros gallegos, ha señalado que en el acto de este jueves, en el que se ha firmado el pacto para la contratación de los remolcadores, no sólo había representantes de estas empresas del sector privado, sino que también estaba presente Navantia y, todo ellos "tuvieron contacto" con el "primer directivo" de Pemex.

"próximas semanas"

Tras visitar la escuela infantil de la localidad coruñesa de O Pino, el mandatario gallego ha indicado que, en las "próximas semanas", Pemex "solicitará formalmente presupuestos a los distintos astilleros" y, a partir de ahí, "empezará el juego de la selección de ofertas y la adjudicación de los remolcadores", proceso en el que espera que pueda resolverse con trabajo en "varias" empresas del naval de la comunidad.

En este sentido, el presidente autonómico ha señalado que los directivos de Pemex que en los últimos meses estuvieron en Galicia "ya tuvieron" contacto con los astilleros privados y, en el caso de Navantia, han "avanzado" distintas posibilidades y opciones.

Sobre este extremo, Feijóo indicó, este jueves, que el acuerdo marco diseñado con la petrolera mexicana recoge expresamente que la construcción de los buques podrá ser acometida "por astilleros públicos o privados". Eso sí, para sortear el veto a la construcción civil en la ría de Ferrol, la contratación tendría que proceder de la Armada mexicana.

Competir entre sí

Ahora, ha apuntado el presidente autonómico, es el momento de que los astilleros gallegos presenten sus ofertas, sobre lo que ha dicho que "todos tienen posibilidades". "Pemex solicitará presupuestos a ellos y ellos tendrán que competir entre sí para llevar una buena parte, o la mayor parte del contrato. Espero que haya suerte y la posibilidad de tener trabajo en varios astilleros en Galicia", ha manifestado.

Tal y como fue concretado en la firma de este pacto, el contrato para estos 14 remolcadores y la posibilidad de comprar un flotel (plataforma petrolífera) supondrá una inversión de más de 310 millones de de dólares —casi 250 millones de euros—, 2,6 millones de horas de carga de trabajo y 2.500 empleos directos e indirectos en el sector gallego de la construcción naval.

Salir de la crisis del naval

Así las cosas, el presidente gallego ha confiado en que pronto "se puedan meter en las gradas los primeros barcos después de la crisis del naval del último año", como consecuencia —ha apostillado— del "parón" de la Unión Europea al sistema de amortización anticipada, que provocó el "vaciado" de las gradas del sector naval en Galicia y en toda España.

Precisamente, también esta semana, el Ejecutivo gallego avanzó que el Gobierno estatal planteó a la Unión Europea una reforma fiscal para evitar los problemas de competencia derivado de las bonificaciones al naval.

Pemex, que está ultimando la estrategia de renovación de su flota menor, es una de las principales petroleras del mundo, con más de 150.000 empleados y con ventas que en el año 2010 ascendieron a 40.000 millones de euros, cantidad superior al Producto Interior Bruto (PIB) de la mayoría de los países de América latina

Consulta aquí más noticias de A Coruña.