Tui
Vista aérea de Tui.

No demasiado lejos de Ribadavía, pero ya en el Bajo Miño y en la provincia de Pontevedra, se encuentra el Concello de Tui, un asentamiento prehistórico romanizado (del que solo quedan los restos arqueológicos descubiertos en excavaciones) y sometido después a las vicisitudes de la historia.

Importante centro militar las invasiones suevas la convirtieron en la capital con Rekiamundo, pero su verdadero despegue se produce ya en la época visigótica, para sufrir posteriormente la invasión árabe, el saqueo normando y la reconquista cristiana.

Han pasado por Tui romanos, suevos, visigodos, árabes, normandos...A partir de ese momento comienza a configurar su estructura, sensible a las diferentes culturas, como la prerrománica de la iglesia de San Batolomé de Rebordáns y muy sensible a su condición de fronteriza con Portugal, lo que originó el desplazamiento del asentamiento y la construcción del recinto amurallado, ampliado posteriormente a lo largo de los siglos y que aún se conserva en la actualidad.

La catedral de Santa María constituye un curioso y raro ejemplo de cómo conjugar la arquitectura militar con la religiosa, situada ademan en un lugar dominante del cerro sobre el que se asienta el casco urbano, y también merecen una visita el antiguo hospital, reconvertido en Museo y Archivo Histórico Diocesano, y el Convento de Santo Domingo. La parte más moderna, que responde en líneas generales a la arquitectura del norte, conjuga en un conjunto armónico con los vestigios medievales que salpican todo el conjunto y constituyen su mayor atractivo.

De nuevo, el senderismo y el turismo rural completan la propuesta a través de sus caminos forestales y de la propia Casa Forestal, situada en el Centro de Interpretación de la Naturaleza.

Algunas pistas

Dónde comer: O’Novo Cabalo Furado, Mesón A Lareira.
Dónde dormir: Hotel Parador Tui, Casa Rural O Rozo.
Fiestas: San Telmo (desde Sábado Santo), Carnaval