Suecia gana y España queda décima en una final de Eurovisión con pocas sorpresas

Loreen de Suecia celebra su victoria en la gala final del Eurovisión 2012.
Loreen de Suecia celebra su victoria en la gala final del Eurovisión 2012.
Joerg Carstensen / Efe

La final de Eurovisión 2012, que se celebró este sábado en Bakú (Azerbaiyán), cumplió los pronósticos: Loreen, la representante sueca de origen bereber que había sido desde el principio favorita en los sondeos, ganó el certamen con 375 puntos y un tema, Euphoria, que ya se ha convertido en un gran éxito de ventas en su país.

En segundo lugar quedó el grupo Buranovskiye Babushki, más conocido como 'las abuelas rusas', unas aldeanas de edad avanzada que visten trajes regionales y que resultan más entrañables que afinadas. Su canción, Party for everybody, interpretada en lengua udmurta, despertó los aplausos del auditorio, conmovido ante esta propuesta atípica y poco eurovisiva procedente de una pequeña área del distrito federal del Volga. Las encuestas las señalaban como unas de las rivales más fuertes.

Pastora Soler, radiante y aliviada

Que Serbia ocupara la tercera posición con el joven Zeljko Joksimovi y una balada clásica, con ramalazos balcánicos, no había sido, sin embargo, vaticinado. Tampoco que Pastora Soler, la representante española, fuera a quedar entre las diez primeras posiciones, como finalmente ocurrió. Unas declaraciones previas de la sevillana que denotaban su falta de confianza por la victoria e, incluso, por quedar entre los primeros puestos, hacía temer lo peor.

Finalmente Soler brilló con una actuación en la que su Quédate conmigo dejó lucir su voz amplia y sin fisuras. La cantante obtuvo 97 puntos, algunos de ellos procedentes de Portugal y Francia. Se trata de la calificación más alta de un candidato español de los últimos tres lustros, y la mejor posición desde 2004 (la décima).

Soler, radiante y aliviada, admitió estar "supersatisfecha" tras conocer los resultados, aseguró que Eurovisión era una experiencia que hay "que vivir" y la describió como "muy emocionante".  Además destacó el alto nivel que había tenido esta edición.

Peores resultados

No todos corrieron la misma suerte y el veterano crooner británico Engelbert Humperdinck no consiguió seducir con su voz cálida y acabó en la penúltima posición (la 25), solo por delante de Noruega. Tampoco la dulzura pop de Dinamarca consiguió convencer ni a los eurofans ni el jurado, lo que le deparó un puesto 23.

Otro de los resultados inesperados fue el de los gemelos irlandeses Jedward. El año pasado ya habían participado en el festival y habían llegado a ser considerados favoritos gracias a sus saltos y divertidos singles de electro pop. Este año, pese a contar con armas muy similares y a incluir en su puesta en escena un chapuzón bajo una fuente que daba al traste con sus rizos, los hermanos tuvieron que conformarse con 46 puntos y el 19º lugar.

Por lo demás, la gala no contó con grandes sorpresas. Los vestidos, peinados y coreografías de las participantes ya habían sido desvelados en los ensayos generales, y las puestas en escena fueron sobrias. En cuanto a formatos musicales, predominaron las baladas y los temas bailables de disco pop. Entre los intérpretes predominaron las mujeres, y entre estas, las melenas largas y los vestidos de noche también largos y vaporosos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento