Un año más, España no pudo lograr la victoria en Eurovisiónpese a la espectacular actuación de Pastora Soler. La cantante española se situó en las últimas horas como favorita para los periodistas presentes en la gala, algo que solo le ha sirvió para ser décima.

Pastora Soler llegaba a Eurovisión con ilusión de ganar el festival, o al menos de luchar por ello. La andaluza rondó el centenar de puntos (97), pero no le valieron para acercarse a Loreen, la sueca, que arrasó con 397 puntos gracias a Euphoria.

Las redes sociales se volcaron con la española. #TodosConPastora fue trending topic durante las horas que duró el festival, con mensajes de ánimo y apoyo para la cantante.

Su actuación fue espectacular. Sin duda, una de las mejores voces de la noche. Un directo perfecto que ponía los pelos de punta, pero que no tuvo la recompensa deseada.

Momento emocionante

"Estoy satisfecha, tranquila. Siempre he dicho que estar en el 'top ten' estaba satisfecha. He disfrutado en el escenario, he tenido un momento mágico que nunca olvidaré en mi vida porque es impresionante. Espero que en España todo el mundo esté contento y que yo haya podido transmitir ese sentimiento", aseguraba Pastora tras conocer el resultado.

"Mi propósito era pensar en disfrutar el momento. Durante la canción he tenido tiempo de mirar a la grada, de disfrutar. He estado muy tranquila, muy segura", añadía. "Después he ido llorando, soltando el nervio, y me he encontrado con mi familia y amigos. Hemos disfrutado el momento. En las votaciones se pasa un poco regular, pero sabía que era muy difícil", concluyó.