Científicos de 17 países coinciden en afirmar la existencia de una relación directa entre la subida de las temperaturas y los cambios de comportamiento registrados en algunas especies animales y plantas.

Sus conclusiones se basan en el análisis de 125.000 estudios sobre 561 especies animales y vegetales, para obtener datos del tipo en qué momento exacto florecen las plantas.

Sus conclusiones, publicadas en la revista "Global Change Biology" se basan en el análisis pormenorizado de 125.000 estudios sobre 561 especies animales y vegetales, para obtener datos del tipo en qué momento exacto florecen las plantas.

Los científicos han examinado 542 especies de plantas y 19 de animales en 21 países europeos entre 1971 y 2000.

A partir de este trabajo han concluido que el 78% de las plantas echan hojas, flores y frutos cada vez más pronto, mientras que sólo el 3% lo hace más tarde que antaño.

"Si hay especies que dependen las unas de las otras y cambian a ritmos diferentes, eso podría quebrar la cadena alimenticia", ha dicho Sparks.

Por ejemplo, si las orugas se alimentan de los robles y los pájaros se alimentan de las orugas, a menos que esas especies se mantengan sincronizadas podría haber problemas, ha indicado el científico.

Lo que el estudio no permite asegurar es que el cambio climático sea responsabilidad única del ser humano, aunque sí afitman que "los expertos ya han demostrado que hay una influencia humana notable en el actual calentamiento global", como asegura uno de los directores de la investigación, el británico Tim Sparks.