Ataque del régimen sirio sobre Al Haula, que ha causado 90 muertos.
El ataque del régimen sirio sobre Al Haula ha causado 90 muertos de momento. ARCHIVO

Según han informado este sábado los grupos de la oposición siria, la ofensiva del régimen  sobre la ciudad de Al Haula, en la provincia central de Homs, ha dejado ya al menos 92 muertos con 32 niños entre ellos.

El grupo de activistas sobre el terreno, Comités de Coordinación Local, sitúa la cifra en 88 muertos a causa de los bombardeos con morteros que dieron paso posteriormente a la intervención terrestre de los "shabiha" (milicianos del régimen), que masacraron a familias enteras.

"Nos lamentamos por la aparente ceguera de la comunidad internacional ante el derramamiento de sangre, y creemos que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene la responsabilidad por su incapacidad de proteger a los civiles", señalaron los Comités en un comunicado en el que pidieron tres días de luto nacional.

Grupos de activistas han subido vídeos con imágenes de los fallecidos, pero no se ha podido comprobar su veracidad Varios grupos de activistas han colgado vídeos en internet con imágenes que muestran los cadáveres en una habitación con varias personas que perdieron la vida en Al Haula, aunque su autenticidad no ha podido ser verificada.

A raíz de este ataque, decenas de residentes del barrio Teldo, en la misma ciudad, han comenzado a dejar sus casas y a desplazarse hacia el campo después de que las fuerzas armadas retomasen los disparos con ametralladoras pesadas.

La ONU cifra los muertos en más de 10.000 desde marzo de 2011 Los Comités consideran esta última ofensiva "una señal de la pérdida de autocontrol del régimen". Y es que  la violencia persiste en el país pese a la presencia en el terreno de los observadores encargados de verificar el cumplimiento del plan de paz del mediador internacional Kofi Annan.

De acuerdo con datos de la ONU, desde marzo de 2011 han muerto más de 10.000 personas en Siria a causa de la violencia, aproximadamente 230.000 personas  se han visto obligadas a desplazarse  mientras que 60.000 han buscado refugio en países limítrofes como Turquía y líbano.