El coronel jefe de la Guardia Civil, Antonio Bernabé Castro, ha afirmado que el proyecto para la construcción de una nueva comandancia en Alicante "no está en absoluto aparcado", si bien, ha reconocido, que la actual "no es la situación idónea precisamente para plantear la construcción de una nueva comandancia en Alicante".

El coronel jefe ha realizado estas declaraciones en un encuentro con los medios de comunicación, mantenido este viernes para presentar las armas que serán objeto de una subasta el próximo 4 de junio.

Preguntado sobre los planes para construir una nueva comandancia, ha recordado la reciente visita de la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Paula Sánchez de León, quien, según ha dicho, "mostró su interés por ver cómo estaba la situación física y de gestiones anteriores que se habían realizado para poder retomarlas y poderlas impulsar".

"Ella es consciente, y así lo entendemos todos perfectamente, de que no es la situación idónea precisamente para plantear la construcción de una nueva comandancia en Alicante", ha comentado. Igualmente, según ha añadido, "todo el mundo reconoce y es consciente de la necesidad que hay de poner unas instalaciones de la Guardia Civil que esté más en consonancia con los días actuales".

En este punto, interrogado sobre los efectos de los ajustes presupuestarios sobre este cuerpo armado en la provincia de Alicante, Antonio Bernabé Castro ha explicado que estos recortes "por supuesto que afectan a la Guardia Civil, que no deja de ser otra administración más dentro del organigrama de la Administración General del Estado".

Así, ha detallado que los agentes lo han notado en sus salarios "como cualquier otro funcionario", y también "se ha visto afectado en el tema de presupuesto de mantenimiento y reparaciones, que han sufrido los recortes pertinentes".

Subasta de armas

La subasta prevista para el próximo 4 de junio en la Comandancia de Alicante incluye un total de 911 armas, 200 de ellas cortas, y el resto escopetas. Los precios de salida en esta ocasión irán de los cinco a los 6.000 euros de tres escopetas.

Las armas expuestas "son bastante normales y no hay ninguna con ninguna característica especial", e incluyen algún rifle y trabuco festero. La más antigua tiene unos cien años, y otras proceden de la época de la Guerra Civil Española, como es el caso de tres pistolas de 9mm corto de Astra.

El coronel jefe ha recordado que todas ellas son "armas que han sido depositadas por sus propietarios, quienes por cualquier motivo quieren deshacerse de ellas, y que tras pasar más de un año pasan a ser subastadas".

Este año, como novedad, los interesados en pujar por alguna de las piezas deberán tener en cuenta que habrá una sola subasta y que tendrán que realizar el depósito de la fianza en Hacienda.

La subasta cuenta con más armas de lo habitual, dado que en anteriores años el número ronda los 600 ó 700 lotes, debido a que "se ha hecho limpieza en los distintos depósitos en las dependencias de la Comandancia". El coronel jefe ha calculado que, como en otras ocasiones, se adjudicará un tercio de lo expuesto, mientras que el resto será reducido a chatarra en una fundición del norte de España.

Consulta aquí más noticias de Alicante.