La empresa Fermacell echará a andar la antigua fábrica GFB de Orejo, en Marina de Cudeyo, la próxima primavera, cuando la planta de fibroyeso estará a pleno rendimiento con 26 trabajadores. Esta plantilla inicial será ampliada después en 20 empleados más, hasta un total de 46.

Así lo ha indicado este viernes el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, tras una visita a las instalaciones de la factoría que se ha prolongado durante cerca de una hora y media.

Tras el recorrido, el jefe del Ejecutivo, —que ha estado acompañado por el director gerente de Fermacell España, Daniel Mila, que se hará cargo también de la planta de Orejo—, ha explicado a los periodistas que la multinacional alemana creará una sociedad en Cantabria, para tributar en la región.

La Administración cántabra ha acordado además con Fermacell que un miembro del Gobierno formará parte del Consejo de Administración de la empresa, aunque aún no se ha adelantado ningún nombre.

El pasado mes de abril, la firma alemana (que pertenece al grupo Xella, uno de los líderes europeos en la producción de materiales de construcción) compró en 14,5 millones de euros GFB, que estaba en concurso de acreedores sin que se hubiera llegado a poner en marcha. Fue la única empresa que presentó una oferta.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.