La explosión que causó hoy diez muertos y una treintena de heridos en uno de los mayores mercados populares de de Moscú fue producto de la detonación de un artefacto explosivo, informó la policía moscovita.

Las autoridades policiales de Moscú señalaron que en el recinto del mercado Cherkízov, situado en el noreste de la ciudad, detonó una carga explosiva desprovista de metralla.

Esto no ha sido un accidente, ha sido intencionado

"A causa de la explosión murieron diez personas y 31 fueron hospitalizadas", declaró a la agencia Interfax el vicealcalde de Moscú, Vladímir Resin.

Con anterioridad la policía había informado de nueve muertos, tres de ellos niños, y de veinticinco heridos.

¿Una bombona de gas?

Poco después de la detonación, que se produjo a las 10.40 horas (06.40 GMT), fuentes policiales adelantaron como principal línea de investigación la explosión accidental de una bombona de gas.

"Esto no ha sido un accidente, ha sido intencionado", dijo Resin, citado por la agencia oficial rusa Itar-Tass.

La Fiscalía de Moscú inició un proceso penal por asesinato, no por terrorismo, de lo que se desprende que las autoridades se inclinan por considerar la explosión como un ajuste de cuentas entre delincuentes.  

Las autoridades apuntan a un ajuste de cuentas entre delincuentes

"En el curso de la investigación se examinarán todas las versiones, incluida la de un ataque terrorista", informó el centro de prensa de la Fiscalía de Moscú.

La bomba detonó en el interior de un cafetería situada en el sector denominado "Evrazia" del mercado Cherkízov.

"Testigos vieron cómo dos desconocidos dejaron una bolsa y salieron a la carrera de la cafetería. Poco después se produjo la explosión", dijo un portavoz policial citado por Itar-Tass.

El fiscal de Moscú, Yuri Siomin, quien se personó en el lugar de los hechos, declaró que la potencia del artefacto explosivo era equivalente a la de hasta 1,2 kilogramos de trilita.