Bolsa de Madrid
Paneles informativos de la Bolsa de Madrid. J.J. Guillén / EFE

La prima de riesgo española ha cerrado este viernes en su nivel más alto (494 puntos) desde la creación de la divisa euro. El anterior tope se había fijado el 17 de mayo, cuando el indicador del diferencia del bono español con el alemán cerró a 490 puntos, en una semana aquella, donde se alcanzó igualmente el mayor intradía de la prima con 507 puntos.

En una semana bastante convulsa —con una cumbre europea sin resultados, con nuevos datos del déficit español y sobre el saneamiento de Bankia— el riesgo país español se ha elevado en 18 enteros hasta esos 494 puntos que marcan el mayor cierre de la historia para la prima de España.

El repunte está relacionado con el temor a una salida de Grecia del euroSegún el estratega de mercados de IG Markets Daniel Pingarrón, este repunte en la prima de riesgo está relacionado con la gran volatilidad de los mercados debido al temor a una salida de Grecia del euro. Además, apunta que algunos grandes inversores institucionales han adquirido deuda francesa de forma masiva, lo que ha disparado las ventas de bonos españoles.

A esto hay que añadir, continúa Pingarrón, que el primer ministro belga, Elio di Rupo, ha hecho un llamamiento a prepararse para una salida de Grecia del euro. Y además, se ha conocido este viernes que el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, ha dicho a los medios extranjeros que las comunidades autónomas españolas necesitan que el Gobierno central garantice su deuda ante las dificultades que encuentran para financiarse.

La prima de riesgo o 'riesgo país', mide la diferencia entre el interés que se pide a la deuda emitida por un país cuyos activos tienen mayor riesgo respecto de otro libre de riesgo y con el mismo vencimiento. En este caso, compara el bono de deuda español a diez años con su equivalente alemán, generalmente considerado como el más seguro.

El efecto que tiene en el mercado es que, a mayor diferencia, mayor es el sobrecoste que ha de pagar el país que emite la deuda para financiarse. Más allá de los meros números, la prima de riesgo nos dice el nivel de confianza que los mercados tienen en un país.

El Ibex-35 se mantuvo plano

El Ibex-35 ha resistido por su parte la cota de los 6.500 puntos, al anotarse una ligera subida del 0,13% al cierre de mercado, en uan jornada marcada por la suspensión de la cotización de Bankia, que pedirá al Estado una ayuda de 19.000 millones de euros. Aunque no ha podido cerrar la semana en tablas, el selectivo ha limitado las pérdidas al 0,4%.

La gran banca y Repsol lograron cerrar finalmente en positivo, si bien Telefónica, golpeada por rebajas en su 'rating', se dejó un 0,69%. Indra dominó el rojo, al ceder un 2,47%, seguida de Popular (-2,16%). Sacyr protagonizó la mayor subida del selectivo, al dispararse un 5,45%, y Abengoa (+4,34%) y Mediaset (+4,11%) se anotaron el segundo y tercer mayor avance de la jornada.

La Bolsa de Milán, por su parte, ha cerrado al alza y su índice selectivo FTSE MIB avanzó un 0,36%, hasta situarse en los 13.154,80 puntos. El CAC-40 de París, ganó un 0,32% hasta situarse en 3.047,94 puntos, y el FTSE-100 londindense ganó 1,48 puntos, hasta los 5.351,53 puntos.