Bankia
Uno de los edificios emblemáticos de Bankia. GTRES

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha suspendido cautelarmente, con efectos inmediatos, la cotización de los títulos de Bankia, al concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre dicho valor, sin precisar cuándo regresará al parqué.  

La medida tomada por la CNMV, a petición de la propia Bankia, se produce después de conocerse la intención del presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, de proponer este viernes a su consejo de administración un plan de capitalización para sanear la entidad que supondrá pedir al Estado una ayuda superior a los 15.000 millones de euros, informaron fuentes financieras.

"La sociedad, a la vista de la falta de concreción en las cifras hasta que el consejo haya adoptado el acuerdo definitivo, solicita a la CNMV la suspensión de la cotización", ha señalado la entidad en un comunicado remitido al organismo supervisor.

En total, Bankia requiere ayudas públicas por importe de 19.000 millones de euros entre saneamientos y necesidades de capital para garantizar su viabilidad futura, según informaron fuentes financieras. Así se desprende del plan de saneamiento diseñado por el nuevo equipo gestor encabezado por José Ignacio Goirigolzarri en colaboración con el Gobierno y el Banco de España y con el asesoramiento de Goldman Sachs.

Esta decisión del supervisor tuvo lugar minutos antes de la apertura, por lo que la entidad no llegó a iniciar la negociación, lo mismo que su matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA), que también fue suspendido.

Las acciones de Bankia cerraron el jueves a un precio de 1,570 euros, con un descenso del 7,43%.

En el momento justo

El jueves, 17 de mayo, cuando la cotización de Bankia llegó a descender un 28% en algunos momentos muchos se preguntaron por qué la CNMV no suspendía entonces la cotización de Bankia. Entonces la comisión explicó a 20minutos.es que solo se suspende la cotización de un valor cuando no hay información o existe una información relevante que no conocen todos los inversores.

El consejo de administración convocado por Goirigolzarri para ultimar el plan de saneamiento de la entidad y pedir más dinero público forma parte de esta información clave que puede alterar el resultado de Bankia en Bolsa.

Jornada crítica

Este viernes la entidad vive una jornada crucial para su futuro, con la aprobación del plan de viabilidad para los próximos años, que contempla la petición de una ayuda estatal superior a los 15.000 millones de euros.

La ayuda pública demandada por Bankia servirá para cumplir las nuevas exigencias de saneamiento impuestas por el Gobierno, para cubrir las necesidades de capital detectadas por la auditora Deloitte y para poder afrontar deterioros futuros de la cartera.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció el miércoles la disposición del Gobierno a aportar toda la ayuda que fuese necesaria .En su comparecencia en el Congreso, De Guindos, ya adelantó que BFA-Bankia requeriría dinero público por importe de al menos en 9.000 millones de euros.

De Guindos advirtió que tanto Bankia como BFA deben profesionalizar su gestiónSolo en saneamiento de créditos para la promoción inmobiliaria, Bankia necesita 7.100 millones de euros, y unos 1.900 millones para crear un colchón de capital con el que cubrir mejor el riesgo del suelo y las promociones en curso.

Pero además, si Bankia quiere lograr que su auditor apruebe las cuentas del pasado ejercicio, deberá tapar un agujero por los créditos fiscales, próximo a 3.000 millones.

Por último, para cubrir "al máximo posible" otros riesgos de la cartera como hipotecas a particulares, créditos a pymes o préstamos refinanciados, Bankia sumaría una tercera partida millonaria.

Ésta, según las fuentes consultadas, será la que haga que la ayuda pública solicitada supere los 15.000 millones.

La reunión del consejo de administración de este viernes, fijado para las 16.30 horas, también podría servir para empezar la remodelación de este órgano, ya que De Guindos advirtió el jueves de que para recibir el apoyo público es necesario que Bankia y su matriz, BFA, profesionalicen su gestión.

Esto se traducirá en una reducción del tamaño de los dos consejos de administración y la renovación de sus miembros, entre ellos varios políticos, para que haya "profesionales de reconocido prestigio e independientes".

Para De Guindos, esta última condición es "imprescindible" para atraer futuros inversores y garantizar la viabilidad del grupo, que pasará a estar controlado totalmente por el Estado en cuanto termine la valoración que se está haciendo del mismo y Bruselas autorice la operación.