Gibraltar
Una bandera española ondea frente al peñón de Gibraltar. José Manuel Vidal / EFE

El Gobierno de Gibraltar ha calificado el incidente como un "desafío cuidadosamente premeditado" a su "indiscutible soberanía". En un comunicado, Gibraltar señala que lo que se produjo este miércoles fue una "provocación orquestada", en relación al incidente entre la Guardia Civil y los pescadores por un lado, y patrulleras de la Royal Gibraltar Police y de la Royal Navy que acudieron a la zona, por otro.

"Fue obviamente un desafío cuidadosamente premeditado a nuestra indiscutible soberanía, jurisdicción y control" de las aguas y el espacio aéreo "territoriales británico-gibraltareñas", afirma el Gobierno del Peñón.

Fue obviamente un desafío  premeditado a nuestra  soberanía, jurisdicción y control

El comunicado del Gobierno de Gibraltar añade que "aquellos que están orquestando estos enfrentamientos peligrosos" deben "volver a entrar en razón". Para el ejecutivo gibraltareño, es preciso también que asuman, "de una vez por todas, el reto de llevar sus reivindicaciones sobre nuestro territorio a los tribunales internacionales pertinentes, establecidos para ese propósito en el siglo XXI y no poner en peligro la seguridad de la gente intentando avanzar en sus posiciones en el mar, como si fuera el siglo XVIII".

El comunicado comienza con una expresión ("Her Majesty's Government of Gibraltar" -el Gobierno de Su Majestad de Gibraltar-) que el ejecutivo gibraltareño no utiliza siempre o habitualmente en sus comunicados. También incluyó esa expresión en el "memorándum de entendimiento" que suscribió el pasado martes con los pescadores de La Línea de la Concepción, lo que llamó la atención de varias fuentes del sector pesquero.

Bajo ese encabezamiento, el Gobierno que preside Fabian Picardo agradece en el comunicado a la Policía Real de Gibraltar, a la Policía de Defensa de Gibraltar y a la Armada Real su "rápido despliegue y su sentido común al hacer frente de una manera medida y eficaz" a la "provocación orquestada". Esa actuación, añade, ha servido para "afirmar la soberanía sobre las aguas en las que tuvieron lugar los acontecimientos". "Como siempre, la primera preocupación del Gobierno y de toda la comunidad fue la seguridad de todos lo que estaban en el mar anoche".

"No aceptaremos hechos consumados"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha advertido este jueves que España "no va a aceptar una política de hechos consumados" que suponga una "violación de la soberanía española" en las negociaciones para resolver el conflicto pesquero en aguas de Gibraltar.

El Gobierno defiende los derechos de pesca de nuestros pescadores con el diálogo y la razónAsí lo ha señalado el ministro en declaraciones a los medios de comunicación durante una visita a la localidad zaragozana de Calatayud.El ministro ha asegurado no estar "preocupado, sino ocupado" y ha señalado, al respecto, que ya ha hablado tres veces con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, para analizar la situación, sobre la que ha asegurado que la policía gibraltareña "ya se ha disculpado".

Según Fernández Díaz los agentes británicos entendían que los pesqueros eran ceutíes, algo que no es habitual en aguas gibraltareñas; "de hecho no han faenado nunca", ha señalado.

El ministro ha asegurado que espera llegar a algún acuerdo "haciendo valer nuestra razón y derechos". "El Gobierno, lo que está haciendo, es defender los derechos de pesca de nuestros pescadores con el diálogo y la razón", ha dicho el ministro, quien ha asegurado que los pescadores "van a seguir siendo protegidos".

Fernández Díaz ha informado de que García-Margallo se va a reunir con su homólogo británico para hablar de esta cuestión, pero ha advertido de que España "no va a ceder en lo que considera una adecuada interpretación del tratado de Utrecht y de los derechos tradicionales de los pescadores".

El ministro ha destacado el agradecimiento que los pescadores españoles, que han enviado una carta a la Guardia Civil agradeciendo su protección y ha anunciado que los Cuerpos de Seguridad del Estado están en estrecho contacto con los pescadores, que conocen la situación y les va a proteger siempre que sea necesario.

Exteriores le resta importancia

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha restado importancia al incidente y cree que "el espíritu de diálogo, de entendimiento y de buena voluntad debe prevalecer" en las relaciones entre España y el Reino Unido en torno al contencioso en Gibraltar, ha señalado un portavoz de la Oficina de Información Diplomática (OID).

Lo relevante es que los pescadores lleguen a un acuerdoExteriores entiende que el suceso de anoche "se ha saldado sin mayores consecuencias y no se le debe dar mayor importancia". "Lo relevante es que los pescadores lleguen a un acuerdo", ha apuntado la OID, quien ha añadido que la Guardia Civil seguirá prestando protección a la flota gaditana como ha venido haciendo hasta ahora.

Exteriores subraya que el problema pesquero "no debe empañar las buenas relaciones" que España y Reino Unido mantienen en numerosos ámbitos. García-Margallo viajará a Londres el próximo día 29 para abordar este caso con su colega británico, William Hague, y tratar de rebajar la tensión diplomática generada.

Conflicto enquistado

El conflicto pesquero surgió el pasado marzo después de que las autoridades gibraltareñas suspendieran el acuerdo vigente desde 1999 por su incumplimiento por parte de algunos barcos españoles.

Este contencioso está ligado con la disputa por la soberanía de las aguas de la colonia, que Gibraltar reclama que están bajo su jurisdicción, mientras que España asegura que son de su dominio porque no se cedieron en virtud del Tratado de Utrecht (1713). García-Margallo ha pedido al Gobierno de la colonia volver a aplicar el convenio de 1999, al considerar que es un marco "satisfactorio".