Merkel quiere utilizar los bonos para financiar países que lo necesiten “como España”

  • Hollande pide movilizar urgentemente fondos estructurales para Grecia.
  • El presidente francés es partidario de permitir a los bancos que precisen la ayuda del fondo europeo que puedan obtenerla "sin pasar por los Estados".
  • "Los tratados de la UE prohíben que se garantice mutuamente la deuda de otros Estados", sostuvo la canciller para justificar su rechazo a los eurobonos.
  • Los Veintisiete dedicarán también parte de su discusión a las cuestiones más acuciantes de la zona del euro como la inestabilidad política en Grecia.
El presidente francés Francois Hollande (C) es bienvenido por los líderes europeos, entre ellos Mariano Rajoy (3d) y Angela Merkel, de azul.
El presidente francés Francois Hollande (C) es bienvenido por los líderes europeos, entre ellos Mariano Rajoy (3d) y Angela Merkel, de azul.
OLIVER HOSLET / EFE

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea celebraron este miércoles en Bruselas su reunión extraordinaria dedicada al crecimiento económico y en la que esperan articular una respuesta completa a la crisis, más allá de las recetas de austeridad aplicadas hasta ahora. En esta cumbre informal, consistente en una cena, los líderes europeos no tienen previsto tomar decisiones definitivas, pero sí celebrar un debate de cara a la reunión formal a finales de junio.

El giro en el eje franco-germano provocado por la llegada de los socialistas al Elíseo se escenificó en el debut europeo del nuevo presidente de Francia, François Hollande, en torno a los eurobonos, que París ha elegido como primer desafío a la canciller alemana, Angela Merkel.

Hollande llegó a la cumbre de líderes europeos con esa idea de mutualización de la deuda como bandera de su mensaje en favor del crecimiento, pero Merkel no dio ningún paso atrás en su postura, al menos públicamente. "Los tratados de la UE prohíben que se garantice mutuamente la deuda de otros Estados", sostuvo la canciller para justificar su rechazo a la propuesta a su llegada al Consejo Europeo.

Merkel explicó, además, que los tipos de interés demasiado parecidos y bajos -previos a la crisis- han contribuido a una "importante evolución en la dirección equivocada". El presidente francés, por su parte, es el responsable de que en Bruselas se vuelva a hablar de los eurobonos, que ya parecían una opción descartada a corto plazo debido al profundo rechazo que generan en Berlín. A su llegada a la reunión, aseguró que se van a poner "todas las propuestas sobre la mesa" e instó a los líderes europeos a que "ninguna sea descartada desde el principio".

La canciller alemana abogó por utilizar los bonos para financiar proyectos de infraestructuras clave sobre todo en países que necesitan urgentemente este tipo de inversiones, como España.

"Hemos hablado de los bonos para proyectos y he defendido que se utilicen sobre todo para Estados que los necesitan urgentemente, como Grecia, Portugal, Italia y España", dijo Merkel en una breve rueda de prensa posterior a la cumbre informal de líderes.

Unión monetaria

Los líderes de la Unión Europea (UE) coincidieron este miércoles en la necesidad de pasar a "una nueva etapa" de mayor integración en la unión monetaria y acordaron pactar en junio unas líneas maestras para proceder a esa reforma.

Así lo explicó al término de la cumbre comunitaria el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quien preparará las bases y el método de cara a esa transformación junto a los presidentes del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi; de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; y del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Van Rompuy recordó, por otro lado, que la estrategia europea de crecimiento tiene tres pilares fundamentales a corto plazo: En primer lugar, la puesta en marcha de políticas económicas de apoyo al crecimiento, a lo que se suma las necesidades de financiación de la economía y por último la necesidad de reforzar la creación de empleo.

Entre esas prioridades figuran cuestiones como la creación de una tasa a las transacciones financieras que rechazan frontalmente países como Reino Unido. Para impulsar la creación de puestos de trabajo, los líderes son conscientes de que se necesita invertir en formación y reformas concretas para apoyar el mercado laboral.

Lo más notable fue el enroque de los jefes de Estado y de Gobierno en propuestas que no tienen visos de prosperar de forma inmediata, mientras que pasaron de puntillas sobre situaciones a más corto plazo.

Italia apoya a Francia

En un encuentro previo esta mañana con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, Hollande dijo que su insistencia en los eurobonos no pretende entrar en conflicto con otros países, sino hacer reflexionar sobre modos de financiación que permitan a los Estados que han hecho esfuerzos poder acceder a ella con tasas de interés lo más bajas posibles. Rajoy, por su parte, no considera los eurobonos una cuestión urgente, pero tampoco se opone a su creación en el futuro.

Italia, mientras, apoya claramente la postura francesa, pero su primer ministro, Mario Monti, reconoció hoy que no son ideas "digeribles" a corto plazo para varios Estados miembros. "Hay ideas fuertes que se pueden mencionar (en la cumbre) y los eurobonos entran en esta categoría, pero sabemos que para varios países no son digeribles a corto plazo", indicó Monti a su llegada a la reunión informal de líderes de la UE.

En líneas generales, la mutualización de deuda genera rechazo en la mayor parte de los líderes europeos de partidos conservadores, que insisten en la austeridad como camino al crecimiento económico. "No estoy a favor (de los eurobonos), durante demasiados años demasiados países han tenido préstamos a precios demasiado bajos, no quisiera que este problema se institucionalizase creando los eurobonos", afirmó el primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen.

En la misma línea se expresaron entre otros los gobiernos conservadores búlgaro y sueco, mientras que se desmarcó el irlandés, que consideró "justo que se exploren todas las opciones posibles". Entre quienes se declararon favorables a la tesis de Hollande figuraron el primer ministro belga, Elio Di Rupo, y el canciller austríaco, Werner Faymann, este último en contraste con la postura expresada por su ministra de Finanzas.

Grecia y España

Hollande, pidió hoy movilizar "rápidamente", a muy corto plazo, los fondos estructurales europeos para favorecer el crecimiento de Grecia.

"Hemos insistido en la voluntad de que Grecia se quede en el euro, respetando sus compromisos", enfatizó Hollande en una rueda de prensa al término del Consejo Europeo informal que los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete concluyeron de madrugada en Bruselas.

"Habrá una movilización de fondos estructurales para apoyar el fondo de crecimiento griego, y dar así confianza a los electores griegos por lo que respecta a lo que ocurrirá después del 17 de junio", destacó.

Los Veintisiete dedicarán también parte de su discusión a las cuestiones más acuciantes de la zona del euro como los problemas del sistema bancario en España. El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, que tuvo en París un almuerzo de trabajo con Hollande, no quiso hacer declaraciones a su llegada a la reunión de Bruselas, pero en la capital francesa recalcó que "a fecha de hoy" no prevé acudir al fondo europeo de rescate para recapitalizar a los bancos que estén en dificultades.

El presidente francés es partidario de permitir a los bancos que precisen la ayuda del fondo europeo que puedan obtenerla "sin pasar por los Estados", lo que constituirá una de sus propuestas en la reunión.

Además, los líderes de la Unión Europea instaron a la dirección del Banco Europeo de Inversión (BEI) a considerar de aquí a junio un aumento de sus recursos para poder financiar más proyectos europeos de infraestructuras e impulsar el crecimiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento