El fabricante número uno de ordenadores personales, Dell , ha comunicado que retirará 4,1 millones de baterías de portátiles por el riesgo de que éstas se recalienten y se prendan fuego.

La poderosa compañía se ha visto obligada a tomar esta medida -la mayor retirada de seguridad en los 22 años de historia de la empresa y en la historia de la industria electrónica-, por el número de accidentes registrados en los últimos meses, al utlizar estos ordenadores.

Según un portavoz, la retirada apenas tendrá un "impacto material" sobre la misma, a pesar de que el material que se va a recoger representa el 18% de la producción.

La retirada ha llevado a cuestionarse el uso de las pilas de litio, utilizadas en dispositivos como teléfonos móviles, herramientas eléctricas portátiles, videocámaras, cámaras digitales y reproductores de MP3.

No es la primera vez

Según publica el New York Times , ni es la primera vez que se observa este riesgo al utilizar esta batería, ni es la primera retirada que se efectúa, pero el aumento de los incidentes, ha vuelto a evidenciar el problema.

La compañía ha reconocido que, desde diciembre se han registrado seis incidentes de este tipo, en algunos de los cuales el ordenador llegó a prenderse fuego, aunque en ninguno hubo que lamentar daños personales.

Dell ha señalado directamente a Sony.

Las baterías tienen marca Dell, pero contienen células de baterías Sony

"Las baterías tienen marca Dell, pero contienen células de baterías Sony", dijo el portavoz, aunque el resto de fabricantes que utilizan estas pilas, como Apple Computer o Hewlett-Packard, aún no han detectado ningún fallo en su producción.

 

Por su parte, Sony ha reconocido la culpa y asegura que compensará económicamente a Dell.

El último incidente que se produjo con estos ordenadores ocurrió en junio, en un hotel de Osaka (Japón), cuando un ordenador se quemó 'espontáneamente', ante el estupor de los presentes