Al menos cuatro militares ceilaneses y tres civiles fallecieron hoy y varias personas resultaron heridas al explotar una potente bomba en Colombo, la ciudad más importante de Sri Lanka y sede del Gobierno, informaron fuentes oficiales.

La bomba, colocada en un motocicleta de tres ruedas que estaba aparcada cerca de un restaurante estalló a unos 100 metros de la residencia oficial del primer ministro de Sri Lanka, Ratnasiri Wickremanayake.

El objetivo del ataque era el embajador de Pakistán en Sri Lanka

La explosión tuvo lugar segundos después del paso del coche del embajador de Pakistán en Sri Lanka, Basheer Wali Mohammad, quien, según las autoridades ceilanesas, era el objetivo del ataque.

Según el subinspector general de la Policía, Nimal Lewke, la bomba alcanzó al vehículo militar que escoltaba el coche del jefe de la misión diplomática paquistaní, que regresaba de participar en las celebraciones del Día de la Independencia paquistaní, que se celebra hoy.

El portavoz del embajador paquistaní, Suriya Jamal, aseguró que el diplomático se encontraba a salvo tras el ataque.

Pakistán es el principal suministrador de armas de Sri Lanka y anualmente, un elevado número de soldados ceilaneses reciben entrenamiento en ese país.

El Gobierno paquistaní emitió esta tarde un comunicado en que condenó el atentado ocurrido en Colombo.

Más de 50 niñas muertas

Horas antes, más de 50 niñas murieron y, al menos 60 resultaron heridas, en un bombardeo de las Fuerzas Aéreas de Sri Lanka sobre un centro de enseñanza en el distrito de Mullaitivu, en el norte del país, según afirma la guerrilla tamil.

Más de 50 niñas han muerto por un bombardeo de las Fuerzas Aéreas sobre un colegio
El ataque se produjo en la zona de Paranthan, que fue bombardeada esta mañana por las Fuerzas Aéreas del país, lo que causó la muerte de las escolares que recibían entrenamiento en asistencia médica primaria en una escuela en esta zona.

Según los rebeldes Tigres de Liberación de la Patria Tamil (LTTE) el bombardeo aéreo comenzó sobre las 7 de la mañana hora local (1.30 GMT).

Según informa la página web 'Tamilnet ', los portavoces de los guerrilleros han descrito el ataque como "un acto horroroso de terrorismo" y han instado al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y a otras agencias internacionales presentes en el área a visitar el lugar para comprobar lo acontecido.

El gobierno defiende al ejército

El consejero de Defensa del presidente ceilanés, Palitha Fernando, insistió en que el Ejército "nunca ataca a civiles" y dijo que hasta que se tenga confirmación del bombardeo por otra fuente autorizada, no podía comentar nada de las acusaciones del LTTE, que según dijo, "tiene tendencia a inventar y exagerar cosas".

Más de 80.000 personas han huido de sus hogares
en el distrito nororiental de Trincomalee en las últimas dos semanas, desde que el pasado 26 de julio comenzasen los bombardeos de las posiciones de la guerrilla en esa región, después de que esta mantuviese bloqueada una presa que riega terrenos bajo control gubernamental.

Los cuatro donantes de Sri Lanka, Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Noruega, han instado al Gobierno de Colombo y a la guerrilla tamil a "suspender inmediatamente las hostilidades y regresar a la mesa de negociación".

Los enfrentamientos entre ambas partes durante este tiempo han sido los peores desde la firma del alto el fuego en 2002, y sin que ninguna parte anunciase su retirada del acuerdo.