La lluvia de Perseidas alcanza el éxtasis

Las claves:
  • Las 2.12 de la madrugada del sábado al domingo, el momento de apogeo de este fenómeno.
  • Para una mejor observación, es conveniente alejarse de núcleos muy iluminados.
  • La luna, casi llena, dificultará la visibilidad de éstas.
  • Son conocidas como las Lágrimas de San Lorenzo.
Perseida. (BBC)
Perseida. (BBC)
La lluvia de estrellas de las Perseidas , popularmente conocida como las
Lágrimas de San Lorenzo, se inició en la noche del viernes, aunque al máximo apogeo será en la
madrugada del sábado al domingo, concretamente a las 2.12 horas en la Península (1.12 hora en Canarias), aunque la Luna dificultará la observación.

Durante el máximo del domingo se estima una tasa de unos 60 estrellas por hora, aunque esta lluvia de estrellas será visible también durante casi todo el mes de agosto, informó el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Perseidas

Las lluvias de estrellas son pequeñas partículas de polvo cósmico depositadas por algún cometa y que, en su viaje anual alrededor del Sol, se encuentran con la Tierra.

Las partículas de polvo entran en la atmósfera terrestre a gran velocidad y se desintegran, brillando en su caída.

En el caso de las Perseidas, la nube de partículas que se encuentra la Tierra ha sido producida por el 'Swift-Tuttle', un cometa descubierto en 1862 y que nos visita cada 120 años.

El nombre de 'Perseidas' procede de la constelación en la que tiene su origen, la zona del cielo en la que aparentemente se originan las trazas brillantes de una lluvia de estrellas se denomina 'radiante'.

Para esta lluvia, el radiante se produce en la constelación de Perseo, muy cerca del famoso cúmulo doble de Perseo y casi a medio camino entre esta constelación y la de Casiopea.

¿Cómo puedo ver la lluvia de estrellas?

Para observar las Perseidas no hace falta telescopio ni utensilio alguno. Basta con observar el cielo a simple vista, pues conviene abarcar el máximo campo de visión.

No obstante, es conveniente alejarse de las zonas urbanas iluminadas y contemplar el cielo desde una posición cómoda (preferiblemente medio acostado).

Hay que dirigir la mirada hacia el norte del radiante, que a la hora del máximo estará sobre el horizonte nordeste a una altura de unos 20 grados.

En esta ocasión, la Luna, aunque ya menguante desde el día 9, dificultará la observación pues se encontrará relativamente cerca del radiante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento