Conflicto en Sri Lanka
Una niña ceilanesa que desconoce el paradero de sus padres llora en un campo de refugiados en Kantale (EFE) EFE
Quince cooperantes de la ONG francesa Acción Contra el Hambre (ACF) han sido asesinados en el noreste de Sri Lanka, concretamente en la ciudad de Muttur, donde desde hace dos semanas se registran graves enfrentamientos entre las tropas del Ejército de Sri Lanka y la guerrilla de los Tigres de Liberación de la Patria Tamil (LTTE).

 

En lo que llevamos de año ya van 800 muertos

Los cuerpos, aparecidos hace una semana en la propia oficina de la ONG, pertenecen a once hombres y cuatro mujeres de etnia tamil.

 

Sus asesinatos suponen la mayor pérdida que ha sufrido la organización en un conflicto en sus 25 años de existencia.

Testimonio desde el lugar de los hechos

Según ha declarado a 20minutos.es el responsable de comunicación de la ONG Ayuda en Acción / Action Aid, Jacobo Quintanilla -actualmente en Sri Lanka-, el origen de los enfrentamientos se sitúa en torno a una fecha: el 26 de julio, día en que las tropas aéreas del Gobierno "bombardearon las zonas de la guerrilla tamil" después de que estos decidieran bloquear una presa de Muttur durante más de una semana, "dejando sin suministro normal de agua a la población".

A pesar de que ayer la guerrilla ofreció el alto el fuego a cambio reabrir la presa, el Gobierno rechazó la propuesta atacando la zona y obligando a "más de 20.000 personas" a abandonar sus casas, algo que el LTTE interpretó como un acto de guerra.

Acción Contra el Hambre ha intentado mandar un equipo a Muttur para esclarecer lo sucedido y saber que está pasando en la zona, pero está totalmente bloqueada por los soldados.

Además, Quintanilla aseguró que "en lo que llevamos de año ya van 800 muertos" en el país a causa de los enfrentamientos.

Limitan nuestro campo de actuación

Respecto a la situación de los cooperantes, afirma que "no es la primera vez que estamos en el punto de mira, pero quien más sufre las consecuencias de esta situación es la gente de aquí".

"Limitan nuestro campo de actuación, el ambiente es muy hostil y no tenemos seguridad".

Por último, en nombre de Ayuda en Acción / Action Aid, Quintanilla quiso condenar "de la forma más severa" estos quince asesinatos, al tiempo que expresó su deseo de que "se ponga punto y final" al conflicto.

"Todo esto dificulta el objetivo, que es ayudar a gente que lleva más de 20 años pasándolo mal".