El presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez. (Carlos ortega / Efe)
El presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez. (Carlos ortega / Efe) Carlos ortega / Efe

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, asumió el lunes su segundo mandato, con un alto nivel de popularidad y el compromiso de finalizar tareas ya iniciadas.

Política de seguridad democrática

En los cuatro años de su primer mandato, Uribe logró, al parecer, según ciertos analistas, restablecer la sensación de seguridad de los colombianos y éstos le premiaron con 7,3 millones de votos en las elecciones del pasado 28 de mayo.

EEUU ha apoyado la política de seguridad democrática de Uribe

Su política de "seguridad democrática", apoyada por cuantiosos recursos de EEUU, ha debilitado a las guerrillas y las ha obligado a replegarse hacia zonas selváticas e inhóspitas del país.

No obstante, todavía no las ha derrotado, como demuestra la campaña de atentados y ataques que desde el pasado lunes llevan adelante las FARC.

Unas treinta personas han muerto en esas acciones.

Imagen internacional de Colombia

El ministro del Interior, Sabas Pretelt de la Vega, dijo hoy que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) quieren "perturbar la imagen internacional de Colombia".

El ministro aseguró que con los dispositivos adoptados no habrá ningún problema de orden público o seguridad durante las ceremonias que tendrán lugar hoy en la capital colombiana, con una importante presencia de invitados extranjeros.

Los presidentes de Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú y los vicepresidentes de Argentina, Bolivia, Cuba, Uruguay y Venezuela, estarán presentes en el inicio del segundo mandato de Uribe.

Al acto asistirán también:

  • El Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón.
  • El secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez, con una delegación de congresistas de su país.
  • La primera dama de Brasil, Marisa Leticia Lula da Silva.

Extremas medidas de seguridad

Las autoridades colombianas adoptaron medidas extremas de seguridad en Bogotá y otras ciudades para evitar que se repita lo ocurrido mientras Uribe juraba el cargo por primera vez, hace cuatro años.

Uribe hizo de la seguridad una de las prioridades de su gobierno
Veinte personas murieron y 70 resultaron heridas a causa de un atentado de las FARC en las cercanías del Palacio Nariño, sede de la Presidencia, y del Palacio Legislativo.

Ya en la presidencia, Uribe hizo de la seguridad una de las prioridades de su gobierno.

Extrañada seguridad

En su primer mandato bajaron los secuestros, los asesinatos, hubo menos tomas de poblados y se reabrió la posibilidad de viajar por carretera sin mayores temores.

A esa sensación de mayor tranquilidad, que por dos décadas habían extrañado los colombianos, se atribuye buena parte de la popularidad del mandatario y se da por descontado que mantendrá su política de seguridad en su nuevo cuatrienio.

Uribe, que ha podido llegar por segunda vez a la Jefatura del Estado a causa de una reforma constitucional que restableció la posibilidad de reelección presidencial, contará en su segundo mandato con una mayoría en el Congreso suficiente para la aprobación de refucionales.