Supervivientes de Hiroshima ganan un juicio para ser reconocidos

Las claves:
  • Los criterios del Gobierno japonés no les reconocían su condición.
  • Más de 180.000 víctimas esperan el dictamen de los tribunales.
Una víctima del bombardeo de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 (Foto archivo)
Una víctima del bombardeo de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 (Foto archivo)
Archivo

El Tribunal de Distrito de Hiroshima dictaminó el viernes que un grupo de 41 supervivientes de la bomba atómica que hace 61 años destruyó esa ciudad de Japón deben ser reconocidos como víctimas de la radiación desprendida por la explosión.

Este reconocimiento despeja el camino para que los demandantes puedan aspirar al reconocimiento estatal de sus enfermedades y, por tanto, a la percepción de compensaciones médicas especiales, algo muy difícil incluso en el único país víctima de un ataque nuclear.

Aniversario

El dictamen se produce dos días antes de que se conmemore en Japón el 61 aniversario del estallido de la primera bomba nuclear lanzada sobre una población, el 6 de agosto de 1945.

Ese día, el bombardero estadounidense B-29 "Enola Gay" arrojó la bomba atómica que destruyó Hiroshima y causó la muerte de 140.000 personas en el momento de la explosión y a lo largo de ese año.

El 9 de agosto, Estados Unidos lanzaba una segunda bomba atómica en Nagasaki, también en el suroeste de Japón, donde murieron otras 130.000 personas.

Las quemaduras y enfermedades derivadas de la radiación, a la que resultaron expuestos cientos de miles de personas, han elevado con el transcurso de los años la cifra de fallecidos por los efectos de las bombas atómicas a cerca de 300.000.

Pocas ayudas

A pesar de ser una de las mayores tragedias sufridas por Japón en su Historia, gran parte de los supervivientes de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki han pasado por tribulaciones muy penosas a la hora de reclamar su derecho a indemnizaciones y ayudas.

La decisión adoptada hoy por el Tribunal de Distrito de Hiroshima es la segunda de este tipo tomada en Japón, tras la que dictó una corte judicial en Osaka en mayo pasado, también a favor de los damnificados.

Los dos casos han cuestionado los criterios utilizados por el Gobierno japonés para establecer los certificados destinados a reconocer a las víctimas de las bombas.

La sentencia critica la manera en la que el Estado ha discernido los daños internos y externos causados por la radiación para emitir esos certificados.

Las bases de esa certificación "son limitadas y débiles", indica el dictamen.

Demandas justificadas

Los 41 demandantes a los que hoy se ha dado la razón son víctimas y familiares de los afectados, entre los que se encuentran 17 personas expuestas a los daños de la radiactividad a más de dos kilómetros del centro de la explosión. Otros dos supervivientes sufrieron la radiación días después al visitar la zona centro del bombardeo en busca de familiares.

La mayor parte de estos afectados manifestaron inmediatamente síntomas agudos de la exposición a la radiación, con vómitos y pérdida del cabello. Después, según transcurría el tiempo, desarrollaron cáncer, trastornos hepáticos, cataratas y otras graves dolencias.

Pero el Gobierno desestimó la posibilidad de otorgarles el certificado de víctimas del holocausto nuclear y argumentó que tales dolencias se debían a causas no relacionadas con la exposición a la radiactividad.

Cerca de 180 supervivientes de las bombas atómicas han demandado ante 14 tribunales japoneses esa certificación oficial de que sus enfermedades están ligadas a la exposición a la radiación nuclear, con una petición de 26.000 dólares cada uno como indemnización.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento