Del Olmo pide un voto de confianza, asegura que España saldrá de la crisis y augura senda de recuperación en un año

La economía cayó un 0,3% en el primer trimestre del año, ocho décimas menos que en el anterior y una décima mejor que lo previsto para España
La Consejera De Hacienda Presenta Los Datos De La Contabilidad Regional
La Consejera De Hacienda Presenta Los Datos De La Contabilidad Regional
EUROPA PRESS

La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha pedido este lunes un voto de confianza en los gobiernos central y autonómicos desde el convencimiento de que están haciendo la cosas "de la mejor manera" y lo mejor que pueden para acabar con una situación de crisis de la que se ha mostrado convencida que se va a salir aunque "con mucho esfuerzo de todos" y con ajustes "arriesgados y valientes".

Pilar del Olmo, que ha augurado el inicio de la senda de recuperación de la economía española para dentro de un año, ha insistido en ese mensaje de confianza a la ciudadanía, con especial atención a los empleados públicos y a los pensionistas de Castilla y León que, según ha recordado, cuentan con unos sueldos fijos y a los que ha pedido que apuesten por el consumo frente a un tradición más ahorradora y austera.

La consejera, que ha reconocido que hace este llamamiento tras dos meses consecutivos de caída de la economía regional —el Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León descendió un 0,3 por ciento en el primer trimestre de 2012—, ha reiterado ese mensaje de confianza para poder salir de la crisis desde el convencimiento de que primero hay que decir la verdad y reconocer la situación, en referencia a la deuda y el déficit del país, para tomar después medidas que permitan ajustar el gasto a los ingresos y rebajar la deuda del Estado.

"Tenemos una deuda muy importante que hay que pagar y saldar poco a poco con los mercados financieros, un requisito indispensable para salir de la crisis", ha explicado Del Olmo, que ha admitido que esos mercados no pueden prestar dinero a las empresas ya que lo han destinado a las administraciones públicas. La consejera ha apelado a la necesidad de demostrar a esos mercados que España paga sus deudas y es capaz de ajustar sus gastos para generar confianza y recuperar unos préstamos a las empresas que han servido para crecer en otras ocasiones.

Tras reconocer que España está "mal", la titular de la cartera de Hacienda ha abogado por dejar de tener miedo a la situación de un país que ya ha estado mal en otras ocasiones, con tasas de paro que en el caso de Castilla y León han sido incluso superiores, según sus palabras, y de la que se ha salido, como ha asegurado ocurrirá ahora.

Dicho esto, ha admitido que será "imposible" salir de la crisis sin ajustes y ha puesto como ejemplo concreto el caso de los precios del sector inmobiliario regional. Del mismo modo, ha apelado a la "teoría de las autoexpectativas cumplidas" según la cual si se piensa que las cosas van a ir mal irán mal mientras que si la orientación es que van a ir bien irán en ese sentido. Al respecto, ha asegurado que las cosas en este país se están haciendo bien a pesar de que no se entiendan.

Pilar del Olmo ha realizado estas reflexiones tras la presentación de los datos de la Contabilidad Regional correspondientes al primer trimestre de 2012 según los cuales la economía de Castilla y León cayó tres décimas entre enero y marzo, ocho décimas menos que en el trimestre anterior y una décima mejor que lo estimado por el INE para la economía española (-0,4 por ciento), frente a un crecimiento del 0,0 por ciento en la Zona Euro y del 0,1 por ciento en la Europa de los 27.

En concreto, el VAB del sector primario de Castilla y León cayó un 3,1 por ciento entre enero y marzo de 2012, frente a los crecimientos del año anterior, si bien la consejera ha aclarado que los datos se computaron antes de las lluvias del mes de abril que hacen prever una mejoría de la cosecha. Del mismo modo, ha apreciado un aumento de la producción en el sector ganadero incluso superior a la del trimestre anterior.

Por su parte, la industria cayó un 0,4 por ciento (aumento del 2,1 por ciento en el trimestre anterior) por una mayor desaceleración de la actividad productiva de las ramas energéticas y la mayor contracción del VAB de las ramas manufactureras.

Así, las ramas energéticas crecieron un 6,6 por ciento (13,7 por ciento en el trimestre anterior) donde la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua mostró un aumento en el primer trimestre de 2012, si bien inferior al del trimestre anterior, y las ramas extractivas también elevaron su producción, frente a descensos anteriores.

Mientras tanto, las manufactureras cayeron un 2 por ciento en este trimestre, más que en el trimestre anterior, "por el peor comportamiento de las ramas metalurgia y productos metálicos y material de transporte, así como al descenso de la rama de alimentarias que, aunque inferior al del trimestre precedente, dado su importante peso contrarrestó de forma significativa el crecimiento del conjunto de manufacturas".

En construcción hubo un descenso del 5,8 por ciento en el primer trimestre, "lo que implica un comportamiento menos contractivo que en el cuarto trimestre de 2011 (-6,4 por ciento), debido a que el sector residencial y la obra civil se contraen en menor medida que en el periodo anterior y la edificación no residencial incrementa su descenso".

Por último, el VAB del conjunto del sector servicios aumentó un 0,4 por ciento en el primer trimestre de 2012, igual que en el trimestre anterior, tras una moderada aceleración de los servicios de mercado hasta el 0,8 por ciento y de la mayor contracción del VAB de los servicios no de mercado, con un descenso del 1 por ciento (-0,3 por ciento en el trimestre anterior).

Menor demanda interna y reducción del sector exterior

Desde el punto de vista de la demanda, en el primer trimestre del año aumentó la contribución negativa de la demanda interna al crecimiento del PIB, de 1,1 a 1,8 puntos porcentuales, mientras el sector exterior redujo dos décimas su aportación positiva en el primer trimestre (1,4 puntos).

El gasto en consumo final descendió el 1 por ciento interanual en el primer trimestre de 2012 (en el anterior se redujo el 0,3 por ciento). En el caso de los hogares bajó el 0,1 por ciento (-0,3 por ciento en el trimestre anterior) mientras en el de las Administraciones Públicas se contrajo con mayor intensidad (4 por ciento frente al -0,3 por ciento en el periodo precedente).

En cuanto a la formación bruta de capital, es decir, la inversión, registró una caída interanual del 4,8 por ciento, superior a la observada en el trimestre anterior (-3,9 por ciento). La formación bruta de capital fijo aumentó el ritmo contractivo, hasta alcanzar el -5,2 por ciento en términos interanuales (-4,2 por ciento en el cuarto trimestre de 2011), debido al mayor retroceso de la inversión en bienes de equipo.

Por su parte, la inversión en bienes de equipo contabilizó un decrecimiento del 1,2 por ciento (2,3 por ciento en el trimestre anterior), mientras que la inversión en construcción continuó rebajando en este trimestre el tono contractivo (-8,5 por ciento) observado en el trimestre precedente (-9,4 por ciento). Por su parte, la variación de existencias mantuvo un efecto neutro sobre el crecimiento del PIB.

El sector exterior presentó una aportación positiva al crecimiento del PIB de 1,4 puntos en el último trimestre del año (dos décimas menos que en el trimestre anterior), aunque se observa un comportamiento menos dinámico de las exportaciones e importaciones, que registraron variaciones del 1,1 por ciento y -0,9 por ciento, respectivamente.

En cuanto al empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, descendió el 2,9 por ciento en el primer trimestre (-2,4 por ciento en el cuarto trimestre de 2011). Empeora el comportamiento del empleo en todos los sectores, a excepción del sector primario y de la construcción. Se desacelera el empleo del sector industrial y se registran mayores retrocesos en el empleo de los servicios de mercado y no mercado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento