Olmert dice que la ofensiva no cesará hasta que no llegue una fuerza internacional

Las claves:
  • Dice que las operaciones militares en el Líbano podrían crear una nueva fase.
  • La ofensiva se ha intesificado.
  • Quince civiles han perdido la vida.
  • Seis milicianos de Hizbulá han sido capturados y 11 abatidos en una ofensiva en el este de Líbano.
  • También han muerto 3 soldados isrealíes.
Un soldado israelí espera órdenes sobre uno de los tanques apostados en la frontera entre Israel y Líbano.(Eliana Aponte / REUTERS)
Un soldado israelí espera órdenes sobre uno de los tanques apostados en la frontera entre Israel y Líbano.(Eliana Aponte / REUTERS)
REUTERS

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha dejado claro que el ataque contra el Líbano "no cesará hasta que llegue una fuerza internacional" a la zona y, además, sólo ocurrirá si Hizbulá libera a los soldados israelíes secuestrados el pasado 12 de julio .

Por otro lado, el Olmert ha asegurado que la operación en Líbano abre "unan nueva fase" en el plan de separación de Israel y Palestina.

También ha trasladado sus amenazas a Siria, tachando a sus dirigentes de "inmaduros" y "temerarios", y de promover el terrorismo.

Mientras, soldados israelíes de unidades de élite, apoyados por helicópteros de la Fuerza Aérea, mataron esta madrugada a once milicianos de Hizbulá en la localidad libanesa de Baalbek, en el este del país, dijeron hoy fuentes militares.

El ataque se intensifica

Las tropas aerotransportadas también capturaron en un hospital de Baalbek, en el valle de la Bekaa, a un buscado jefe de esa milicia chií y a 5 de sus combatientes, aparentemente para canjearlos por prisioneros israelíes de Hizbulá. Por su parte, Hizbulá reanudó esta mañana el disparo de sus cohetes katiusha, dos de los cuales cayeron en campos abiertos del

norte de Galilea, y el Comando de la Defensa Civil volvió a llamar hoy a la población israelí a mantenerse en sus refugios en previsión de un recrudecimiento de los ataques.

Tres militares -un teniente y dos soldados israelíes- perdieron la vida ayer, cuando otros 25 resultaron heridos, en encarnizados combates librados en la aldea libanesa Ayta a-Shab.

De esa misma localidad salieron los milicianos que mataron a ocho soldados israelíes y secuestraron a otros dos el pasado 12 de julio, lo que desencadenó la actual ofensiva militar israelí, que hoy cumple su vigésimo primer día.

Israel refuerza la frontera

Otros cinco soldados resultaron heridos anoche por fuego de morteros de Hizbulá en un destacamento fronterizo, informaron fuentes militares.

Un número indeterminado de reservistas de las tres divisiones convocadas esta semana se incorporó hoy las fuerzas regulares en los combates con Hizbulá en los tres sectores del sur de Líbano a fin de crear una franja de seguridad que impida a los milicianos libaneses acercarse a la frontera con Israel, dijeron las fuentes.

Algunos reservistas se quejaron de que el equipo que habían recibido en sus bases era inadecuado, por lo que se les cambiaron los chalecos anti-balas y se les dotó con instrumentos con rayos infrarrojos para combatir a la noche.

El primer objetivo de las tropas israelíes, según distintas fuentes, es crear una "zona de seguridad" a siete u ocho kilómetros de la frontera, de 110 kilómetros desde el macizo del Golán hasta el Mediterráneo.

Según el ministro israelí de Defensa, Amir Peretz, las Fuerzas Armadas tienen esa misión para entregar el control de ese territorio a una fuerza multinacional armada aún en ciernes, que deberá impedir el regreso de los milicianos de Hizbulá y facilitar el despliegue del Ejército nacional libanés a lo largo de la frontera.

Aumenta la ofensiva

Tres semanas después del comienzo inesperado de esta guerra, el gabinete de seguridad de Israel acordó dar un paso más en su ofensiva, adentrándose 6-7 km en el Líbano, dijo una fuente política.

Estamos al principio de un proceso político que al final traerá un alto el fuego (Ehud Olmert)
'Tenemos hasta ahora unas
seis unidades entrando en el Líbano, del tamaño de una brigada (1.000 soldados) o incluso mayor cada una de ellas', dijo el general de Brigada israelí Shuki Shahur.

Israel también dijo que reanudaría los ataques aéreos en el sur de Líbano hoy a primera hora tras el final de una tregua parcial de 48 horas.

Olmert ve cerca el fin

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, que ha rechazado los llamamientos para el cese inmediato de las hostilidades, dijo que veía indicios de posible alto el fuego y que Hizbulá había sufrido serias pérdidas.

"Estamos al principio de un proceso político que al final traerá un alto el fuego bajouna condiciones completamente diferentes a las de antes" dijo.

El gobierno israelí asegura que la guerra no acabará hasta que una fuerza internacional se despliegue en el sur de Líbano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento