Israel falla en su intento de matar a un jefe de Hizbulá

Las claves:
  • Ha sido al norte de la ciudad libanesa de Tiro, donde han lanzado un misil contra un turismo.
  • Creían que viajaba un jefe de Hizbulá y han matado a un militar libanés.
  • Han pedido perdon por el error, pero continúan con los ataques aéreos. 
  • Israel asegura que se trata de posiciones de Hizbulá y que lo hacen para defender sus incursiones terrestres.
  • Lo hacen a pesar del alto el fuego de 48 horas.
  • Se investigará la masacre en la que murieron 57 personas.
Los libaneses aprovechan el alto el fuego de 48 horas para salir del país (REUTERS/Zohra Bensemra)
Los libaneses aprovechan el alto el fuego de 48 horas para salir del país (REUTERS/Zohra Bensemra)
REUTERS/Zohra Bensemra

Las fuerzas aéreas israelíes atacaron un coche al norte de la ciudad libanesa de Tiro en el que pensaban, equivocadamente, que viajaba un dirigente de Hizbulá, informó la radio pública israelí.

Aviones del Ejército israelí mataron a un oficial del Ejército libanés en un ataque dirigido contra un vehículo en el que creían que viajaba un jefe de Hizbulá. El Ejército se ha disculpado por el ataque.

Además, del ataque contra el coche al norte de Tiro, la aviación israelí volvió a operar hoy en el sur de Líbano en apoyo a las fuerzas de tierra que se hallan de operaciones en la aldea libanesa de Taibe.

Violación del alto el fuego

Israel bombardea desde esta mañana el sur del Líbano violando así el alto el fuego de 48 horas, que había ordenado el Gobierno israelí, aunque seguía con las incursiones terrestres.

Es precisamente para defender esas incursiones para lo que, según fuentes israelíes, se bombardea lo que aseguran son posiciones de Hizbulá.


Antes de entrar en vigor la orden, a las 02.00 horas locales (00.00 GMT),
la aviación israelí había atacado 60 objetivos de esa milicia chií, entre ellos plataformas para el lanzamiento de cohetes y misiles contra Israel e instalaciones de la organización.

La orden del cese de los ataques aéreos fue dada por el primer ministro, Ehud Olmert, por consejo del viceprimer ministro Simón Peres, informan los medios locales, y tras reunirse en Jerusalén con la Secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice a raíz de la tragedia en la aldea libanesa de Qaná, donde murieron 57 civiles, la mayoría niños, en el ataque de un caza-bombardero.

No saben por qué se desplomó el edificio

Oficiales de la Fuerza Aérea, que investigan el hecho, no habían descubierto aún la causa de que el edificio de tres plantas bombardeado se desmoronase siete horas después del ataque, según fuentes militares.

No sabíamos que hubiera civiles
"No sabíamos que hubiera civiles en ese edificio", dijo anoche el coronel Amir Eshel, del comando de la Fuerza Aérea.

Por su parte, el jefe de operaciones de las Fuerzas Aéreas, general Gadi Aizenkot, informó a los periodistas que desde Qaná los milicianos integristas de Hizbulá han disparado 150 de los más de 1.700 cohetes que han lanzado contra el norte de Israel.
Mejor que se vayan

Mientras, la aviación israelí, por medio de octavillas, sigue aconsejando a civiles libaneses que residen en aldeas junto a la frontera con Israel que abandonen sus hogares, pues pueden verse envueltos en las operaciones militares.

Responsables militares en el sur de Líbano informaron de que el próximo jueves pueden completar su misión para desmantelar la primera línea de fortificaciones de Hizbulá junto a la frontera, para crear una "franja de seguridad" de dos kilómetros, a lo largo de la frontera, de 110 kilómetros, desde el Mediterráneo al Golán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento