Mi novio y yo hemos intentado encontrar mi punto G. pero no lo hemos conseguido ¿Puede ser que no lo tenga?

20 minutos te brinda la posibilidad de despejar todas tus dudas sobre el sexo. Pilar Cristóbal contesta cada lunes una selección de aquéllas cuestiones que a lo largo de la semana le hayáis confiado sobre el tema de los temas: el sexo. Lee aquí las respuestas, sus consejos y deja tus dudas.
La sexóloga Pilar Cristóbal.
La sexóloga Pilar Cristóbal.
20 minutos

1.- Hace unas semanas mantuve por primera vez relaciones sexuales con mi novio. Pero desde entonces no me he atrevido a volverlo a hacer, la causa es la siguiente, cuando estábamos en la penetración del interior de mi vagina salió un sonido bastante desagradable parecido a un pedo. El me comento que era aire y que no le diera importancia pero cuando menos me los esperaba volvió a suceder. Como comprenderás se me cayó la cara de vergüenza en ese momento y se me cortó todo el rollo. Mi novio, que es encantador, siguió haciéndome disfrutar pero yo ya estaba pensando en que aquello volviera a suceder y aunque la noche fue maravillosa a mi me ha quedado tan mal sabor de boca que no tengo ninguna gana de volver a repetir. Mis preguntas son las siguientes ¿A qué se debe esto? ¿Volverá a ocurrir? ¿Existe alguna manera de evitarlo? Emilia.

Que la vagina emita ruidos de vez en cuando es una cosa tan común que pocas son las mujeres que no los han experimentado. El pene en sus movimientos lleva aire hacia el interior y luego hacía el exterior como su fuera una jeringuilla. Es algo tan normal que hay mujeres que al no poder expulsar esos aires la penetración en determinadas posturas les produce dolor.

Las relaciones sexuales tienen sus ruidos y sus olores y sus sabores, lo importante es disfrutar con todo ello. Es divertido y lo mejor es ver el lado gracioso de la situación. No puedes consentir que algo tan tonto que solo está en tu cabeza arruine una bonita historia de amor. La risa es el mejor remedio para estas y otras cosas divertidas o sorprendentes que pueden pasar. No puedes sentirte avergonzada por algo de lo que no eres responsable. Déjalo correr y disfruta.

2.- He leído y oído muchas veces que una mujer puede tener orgasmos múltiples. Me gustaría saber que hay de cierto en estas afirmaciones. Yo tengo 33 años y una vida sexual activa pero en contadas ocasiones he llegado a tener dos incluso a veces me molesta que mi pareja siga tocándome después de tener el primero. ¿Como se podría remediar este hecho? ¿Debo considerarlo simplemente normal para mi? Marieta.

Se habla mucho de como “deben” de ser las cosas del sexo, y esto es lo más incorrecto que puede hacerse. El sexo pertenece al mundo del deseo y del placer y lo mismo que a nadie se le ocurre decir como debemos oler o gustar o escuchar ni en cantidades ni en calidades, es un gran error proponer normas sobre como tienen que ser las respuestas sexuales. Cada uno tiene la suya, la que le proporciona la sensación de bienestar y relax, único indicador de que las cosas se están produciendo de manera adecuada. Si tú sientes que tu orgasmo es bueno, si te quedas relajada y satisfecha, lo que a ti te pasa es lo normal para ti, tanto si tienes un solo orgasmo como si tienes treinta. Andar buscando tres pies al gato porque se ha leído u oído algo es una manera tonta de introducir problemas en algo que de por sí esta yendo muy bien.

La mayoría de las mujeres tienen un solo orgasmo y se sienten bien por ello. El multiorgasmo está en los libros, en las alcobas cada uno sabe lo que tiene que estar.

3.- Tengo 23 años y hace 7 meses más o menos que tengo pareja estable. Cuando hacemos el amor, él siempre me pregunta si me he corrido y, la verdad, es que yo no sé que decir. Me excito enseguida pero tengo la sensación de que me quedo ahí, a las puertas, de que no llego a alcanzar el orgasmo. Creo que el problema es que él no juega demasiado antes de la penetración. Su hermano dejó embarazada a una chica y él en cuanto se le pone el pene erecto se coloca el preservativo porque tiene mucho miedo. Yo pienso que no va a pasar nada si jugamos un poco antes, y que no hay ningún riesgo a no ser que la introduzca ¿verdad?. También puede ser que no conozco bien mi cuerpo, y a lo mejor hay algún punto con el que puedo alcanzar el orgasmo más fácilmente. He intentado masturbarme pero para mí no tiene mucho aliciente, porque me es muy difícil separar el sexo del amor. Yo prefiero estar abrazada a él que cualquier orgasmo que yo me pueda hacer. A lo mejor lo único que me gusta es sentirme querida y por eso me pongo muy tensa y ansiosa. ¡Fíjate que, a veces, después de hacer el amor, me duelen la rabadilla y los glúteos! ¿Que puedo hacer? María.

La solución la tienes al alcance de la mano, porque entiendes muy bien el problema que sientes.

La falta de orgasmo siempre se debe a la tensión. El orgasmo es una respuesta automática que se desencadena desde la médula espinal y es tan automático como un estornudo y en cierto modo muy parecido a él.

Para que se produzca son necesarias varias circunstancias, la primera es estimular la zona adecuada, en la mujeres esta zona es el clítoris que se encuentra en la zona superior de la vulva entre los repliegues que forman los labios mayores y los menores, la caricia en esta zona tiene que ser constante y rítmica, no es bueno empezar acariciando allí y luego cambiar a otra zona, porque lo más seguro es que la excitación se pierda y el orgasmo no llegue, si seguimos con el ejemplo del estornudo, este siempre se produce en la nariz, es decir, que si empezamos a sentir deseos de estornudar y nos apretamos la nariz con fuerza para que el cosquilleo desaparezca, el estornudo no se produce.

La segunda es desconectar y dejar que el cuerpo vaya a su aire, en piloto automático, lo mejor es concentrarse en las sensaciones y dejar que las cosas pasen sin intervenir, y mucho menos contraerse o apretar los glúteos buscando algo que solo va a producirse estando “relajada”.

También es muy importante darle su tiempo, en sexo el tiempo es importantísimo, si estamos pendientes del reloj o de las sensaciones del otro, nos alejamos de nuestro propio cuerpo y no nos concentramos en nuestras propias sensaciones. No todo es cuestión de penetración. Procura que tu orgasmo sea el primero. De ese modo tanto tú como tu pareja estaréis mas relajados y tranquilos. Es bueno ponerse el preservativo pronto pero el cuerpo de los chicos tiene muchos mas objetos de placer además del pene como manos, piernas, boca, lengua etc..

4.- Tengo 30 años y llevo puesto un DIU desde hace unos meses. Me siento bien y no tengo ninguna molestia pero mis dudas han empezado al pensar en nuestros juguetes sexuales como vibradores, bolas chinas etc. ¿Será esto perjudicial al llevar el DIU puesto? ¿Que pasa si se produce un embarazo? Escorpión.

El DIU, o Dispositivo Intrauterino, es con una T de metal, cobre o plata, que se coloca dentro del útero y que actúa como anticonceptivo, la impedir la anidación del óvulo. Este dispositivo tiene un pequeño hilo de nailon que permanece dentro de la vagina y que en su momento servirá para retirarlo. Si está bien colocado y no te produce ningún tipo de molestias puedes perfectamente seguir usando tus juguetes como lo has venido haciendo hasta ahora, lo mismo que pueden seguirse usando tampones si esa es la costumbre.

Las probabilidades de que se produzca un embarazo son remotas, pero en el caso de que esto sucediera, tu vas a notar el primer síntoma, que es la desaparición de tu regla, si esto sucede y se comprueba por medio de los análisis que estás embarazada, no hay ningún problema, tu medico te retirará el DIU y podrás seguir con tu embarazo si así, lo deseas.

5.- A mi novio y a mi nos gusta experimentar con el sexo. Hemos intentado encontrar el punto G. en mi vagina pero no lo hemos conseguido ¿Puede ser que yo no lo tenga? También me gustaría saber si se puede estimular con los dedos o con el pene.

El punto G. es una zona muy sensible que se encuentra en la pared superior interna de la vagina, justo debajo de la uretra, pero la verdad es que no todos los expertos están de acuerdo con esta descripción, incluso algunos lo niegan. Lo único que se sabe es que algunas mujeres se excitan extraordinariamente cuando se estimula esta zona, pueden llegar a tener un orgasmo a veces acompañado de una expulsión de líquido por la uretra o por la vagina parecido al líquido seminal. Los que admiten que esta ahí, lo sitúan a unos cinco centímetros de la entrada de la vagina como a las once, o a la uno, si la entrada de la vagina fuera un reloj. Lo describen como una zona rugosa que se puede notar al tacto cuando hay excitación, pero que no se percibe en absoluto en estado de relax. Se puede estimular con los dedos. Pero es casi imposible hacerlo con el pene. Encontrar el punto G. no es imprescindible para conseguir una buena y satisfactoria experiencia sexual. Lo peor es obsesionarse. Últimamente se piensa que son las raíces del clítoris que se pueden percibir a través de las paredes de la vagina y que no todas las mujeres tienen situadas en el mismo lugar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento