Trabajadores de los servicios de rescate recuperan el cuerpo de una niña libanesa. (Mohamed Messara / Efe)
Trabajadores de los servicios de rescate recuperan el cuerpo de una niña libanesa. (Mohamed Messara / Efe) Mohamed Messara / Efe

Israel suspendió durante 48 horas las operaciones aéreas en el sur del Líbano para que se investigue la masacre de 57 civiles en un bombardeo de la aviación israelí en la localidad libanesa de Qaná, dijeron fuentes diplomáticas norteamericanas citadas por el diario israelí "Haaretz".

Asimismo, Israel coordinará con la ONU el establecimiento de un corredor de seguridad (o "ventana de salida", de acuerdo con la denominación empleada) con una vigencia de 24 horas para que los residentes en el sur del Líbano puedan abandonar la zona, si lo desean, indicaron las fuentes.

La muerte de los 57 civiles, de ellos 37 niños, suscitó reacciones en todo el mundo, desde una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU hasta la petición de Washington a Israel de que "tenga más cuidado".

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, se quedó en Israel para entrevistarse con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, después de conocerse la tragedia, que hace peligrar la posibilidad de una salida diplomática a la actual crisis, que comenzó el pasado día 12 con la muerte de tres soldados israelíes y el secuestro de otros por el grupo chií libanés Hizbulá.

Olmert dijo a Rice que su Ejército necesita entre diez y catorce días para terminar su ofensiva en el Líbano, informó la radio pública israelí.

Se esperaba que Rice hubiera viajado hoy a Beirut para buscar un consenso allí y el miércoles debía presentar un proyecto de resolución en la ONU sobre una posible tregua.

La comunidad internacional mostró su espanto por la muerte de al menos 60 personas, entre ellas 34 niños, tras un bombardeo israelí sobre la localidad libanesa de Qnana.

El
Consejo de Seguridad de la ONU está reunido de urgencia a instancias del secretario general, Kofi Annan.

El Gobierno español expresó "su más profunda consternación y condena". Además de las condolencias, el Gobierno reiteró su llamamiento de un "inmediato alto el fuego" que ponga fin a la violencia y "evite que en el futuro tengamos que volver a lamentar tragedias como ésta".

El Partido Popular ha mostrado por boca de su portavoz de Exteriores, Gustavo de Arístegui, si condena del ataque israelí y ha pedido una resolución urgente del Consejo de Seguridad, que permita el despliegue de una fuerza multinacional.

Conmoción internacional

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, afirmó sentir un "profundo pesar".

Queremos un alto el fuego lo antes posible

"Queremos un alto el fuego lo antes posible, estamos esforzándonos con urgencia para hacer cesar las hostilidades, pero los puntos de vista de las partes sobre cómo llegar a ello son diferentes", explicó la jefe de la diplomicia estadounidense.

"Francia condena esta acción injustificable ", dijo Jacques Chirac. El Papa Benedicto XVI ha exigido paz en su tradicional misa dominical y la ONU ha convocado una reunión de urgencia de su Consejo General para analizar la crisis.

Visita cancelada

Condolezza Rice tenía previsto visitar hoy Beriut, pero ha cancelado el viaje. El pirmer ministro del Líbano, Fouad Siniora, afirmó que no podía mantener ninguna conversación para resolver la crisis antes de un inmediato alto el fuego.

UNA AUTÉNTICA MASACRE

Al menos 30 niños se encuentran entre las 60 víctimas mortales del bombardeo de un edificio en Qanapor parte de la aviación israelí en la madruga del sábado al domingo , aseguró la Cruz Roja libanesa.

El resto de víctimas son en su mayoría ancianos y mujeres.

El edificio, de tres plantas y donde se encontraban unas 100 personas, fue alcanzado por misiles lanzados esta madrugada por cazabombarderos israelíes.

Este siniestro ha provocado que miles de personas con banderas libanesas y de Hizbulá se hayan congregado frente a la sede de la ONU en Beirut.

Algunas de ellas arrojaron piedras contra el edificio mientras que otras irrumpieron en sus instalaciones.

Los manifestantes quemaron banderas estadounidenses y rompieron los vidrios tras lanzar contra las ventanas trozos de madera.

También destrozaron los muebles y los ordenadores en la oficina de la ONU.

Fuentes de Naciones Unidas en el Líbano dijeron que el personal de la ONU "fue evacuado a un refugio en cercanías de la oficina".

40 objetivos

La Fuerza Aérea israelí ha atacado en la madrugada del sábado al domingo hasta 40 objetivos relacionados con la milicia islámica de Hizbulá en el Líbano, entre ellos plataformas para el lanzamiento de cohetes y depósitos de armas, informaron fuentes castrenses.

Los milicianos libaneses, que dispararon ayer más de 100 cohetes Katiusha contra el norte de Israel y causaron unos treinta heridos civiles, reanudaron hoy sus ataques contra las ciudades de Kiriat Shmoná, Tiberíades y el pueblo de Hatzor.