La agencia de calificación crediticia Moody's ha rebajado entre uno y tres escalones la calificación de 16 entidades financieras españolas, entre ellas BBVA y Banco Santander, tras concluir una revisión del sistema que comenzó a mediados de febrero, según ha informado la agencia en un comunicado.

Moody's atribuye estas rebajas a las condiciones adversas de la economía española, de nuevo en recesión, la menor solvencia de la deuda soberana, el "rápido" deterioro de la calidad de los activos de estas entidades y la menor capacidad de estas empresas para financiarse en el mercado.

Por otra parte, la agencia también menciona algunas "tendencias positivas" dentro del escenario financiero español y cita como ejemplos el aumento de las provisiones de bancos y cajas, el aporte de liquidez por parte del Banco Central Europeo (BCE) y las medidas de apoyo, actuales y futuras, del Gobierno de Mariano Rajoy.

La agencia también menciona algunas "tendencias positivas" dentro del escenario financiero español En base a estas premisas, Moody's baja el 'rating' de 16 entidades, de tal forma que el Banco Santander pasa de Aa3 a A3, Banesto de A2 a A3, Santander UK de A1 a A1, BBVA de Aa3 a A3, Unicaja Banco de A1 a A3, Caixa Bank de Aa3 a A3, Banco Popular de A2 a A3, Caja Rural de Navarra de A3 a Baa1, Banco Sabadell de A3 a Baa1, Banco Cooperativo Español de A1 a Baa1, Bankinter de A2 a Baa2, Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) de A2 a Baa2 y Caja Rural de Granada de Baa1 a Baa3.

Asimismo, la agencia revisa igualmente a la baja a Liberbank, de Baa1 a Ba1, Cajamar Caja Rural, de Baa3 a Ba2, y Lico Leasing, de Baa3 a Ba3, en los tres casos hasta niveles englobados dentro de lo que se conoce como 'bono basura'.

Moody's ya situó el pasado 16 de febrero en revisión para una posible rebaja los 'ratings' de 114 entidades financieras del Viejo Continente, 21 de ellas españolas, a consecuencia del impacto de la crisis de la eurozona, que incluía la revisión de la calificación autónoma de 99 bancos y de las notas de la deuda a largo plazo y de los depósitos de 109 entidades europeas. De hecho, ya rebajó el pasado lunes los 'ratings' de 26 bancos italianos.

La última vez que la agencia recortó la calificación de la deuda soberana española fue el pasado 13 de febrero, cuando la situó en 'A3' con perspectiva 'negativa', dos escalones por debajo del rating 'A1' que Moody's otorgaba hasta esa fecha a España.

Rebaja 'autonómica'

Anteriormente, la agencia había degradado la calificación de cuatro comunidades autónomas: Cataluña y Murcia, a las que ha colocado en el nivel de 'bono basura'; y Extremadura y Andalucía, que pierden su notable bajo y se quedan con un aprobado.

Moody's advierte de que cualquier deterioro de la situación económica en España, o de la situación fiscal de las comunidades autónomas, supondría una presión adicional sobre las calificaciones de estas regiones.

Las filiales en México de los bancos españoles Santander y BBVA defendieron la solidez de esas instituciones y atribuyeron la rebaja de calificación anunciada por la agencia Moody's a la difícil situación que atraviesa España y Europa en general.

Las filiales se defienden

El presidente del Consejo de Administración del Banco Santander México, Carlos Gómez y Gómez, indicó este jueves en la 75 Convención Bancaria celebrada en Acapulco, la rebaja de la nota solo muestra "la problemática complicada que se vive en Europa".

Sin embargo, "Santander ha hecho las reservas que se tienen que hacer en bienes y raíces", apuntó tras destacar que "el banco está sano". "Santander tiene la capacidad para seguir operando y un ejemplo es que sigue pagando su dividendo a los accionistas y con utilidades, aunque debe crear las reservas necesarias", aseveró.

"Cuando este mercado lo permita, queremos que vuelva a haber capital mexicano, como se ha hecho en otros países", afirmó.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo de BBVA Bancomer, Luis Robles Miaja, indicó que la rebaja anunciada hoy por Moody's "se debe de las condiciones en que se encuentra España".

No obstante, "el BBVA se encuentra muy sólido, y prueba de ello es la regulación que emitió la autoridad española el viernes pasado para la reacción de reservas por unos 30.000 millones de euros (unos 38.000 millones de dólares)", apuntó. Al BBVA sólo le corresponden 1.800 millones de euros (unos 2.285 millones de dólares), "lo que ubica la problemática en donde realmente está, que es en las cajas".