Elizabeth Reyes
Elizabeth Reyes, en la presentación del concurso de Miss Universo (© Korpa) Korpa

El gazpacho y la porra antequerana también los echaría de menos...
Y la tortilla... Pero no te creas, la comida allí era buenísima.

Pues hay quien dice que no les dejan comer chocolate durante los días de preparación de Miss Universo.
Eso es mentira. No nos ha faltado nada de comer. Había una habitación, abierta las 24 horas del día, en la que había de todo y podías entrar cuando querías.

" En los Ángeles no nos dejaban ni descansar "

¿Qué tal con las otras chicas?
Muy bien. Ha sido una experiencia bonísima. Me ha sorprendido mucho la solidaridad y el compañerismo, porque todas íbamos a competir pero en realidad me he encontrado a chicas estupendas, muy simpáticas, que te echaban una mano siempre que podían.

¿Con quién ha hecho buenas migas?

Con todas las latinas. Miss Argentina, Panamá, Nicaragua, Puerto Rico, Colombia... Y Miss Perú, con la que compartía habitación.

Y tras el concurso, ¿Qué hará?
Pues mi vida normal y prepararme para el próximo certamen, Miss Mundo, que se celebrará en Polonia el 1 de septiembre.

¿Tendrá más posibilidades de ganar allí? No lo sé. Yo iré con el mismo espíritu que a Miss Universo. Voy a vivir la experiencia y a pasarlo bien. En Miss Universo no he podido ganar, pero me voy satisfecha.

No quedó entre las 20 finalistas, y eso que era una de las favoritas... Sí, pero me he entregado. He sacado lo mejor de mí. ¡Y mi nombre sonaba mucho! Había gente que me conocía, llevaba fotos mías de cuando me coronaron Miss España, me pedían que se las firmara... No me he clasificado, pero no me voy triste ni decepcionada.

Incluso había quien decía que cuando saliera Miss España a desfilar se las comería a todas... Hombre, un poco de rabia debe hacer no pasar a la final... Es una responsabilidad muy grande, porque quería dejar en un buen lugar a mi país. Pero no me siento mal. He luchado y lo he intentado.

Seguro que después del concurso le han empezado a llover ofertas de trabajo.
No te creas, han pasado muy pocos días.

Yo me esperaba otra cosa de un certamen como Miss Universo

Pero seguro que más adelante habrá alguna oportunidad.
De momento, con otras diez chicas, haré un anuncio de cosméticos...

¿Cómo es Miss Universo por dentro?
La verdad, yo me esperaba otra cosa.

¿Mejor, peor...?
La gente no valora el certamen de Miss España. Estar allí ha sido muy duro. Nos levantábamos a las cinco de la mañana y nos íbamos a dormir a medianoche. No nos dejaban descansar. Todo el día sin parar.

¿Y qué hacían durante tantas horas?
Nos hacían sesiones de fotos durante la mañana y el resto del día, ensayando. Era agotador. A la que nos sentábamos, nos dormíamos. Nos daban media hora para cambiarnos de vestido y yo iba a la habitación, me cambiaba en dos minutos y el resto del tiempo lo aprovechaba para echar una cabezada (risas). La verdad es que me lo esperaba diferente. Y de turismo, poco. Sólo fuimos un día a Hollywood.Bueno, un día no, media mañana.

Yo pensaba que ir a un certamen de belleza eran unas mini vacaciones. ¡Las visitó hasta Magic Johnson!
¿Vacaciones? ¡Qué va! Que no nos hacían masajes ni nada por el estilo, ¿eh? Miss España, eso sí que son vacaciones... Nos daban tiempo libre para conocernos, estar solas... La gente no valora lo de aquí. Aquello era agotador...
Pues en las fotos del certamen aparecían estupendas...
El maquillaje, hija, el maquillaje. Es la gran salvación. Porque no me han visto sin pintar. ¡Hacía unas ojeras!

¿Había alguna chica operada de estética?
¿Alguna? (risas). ¡Un montón! Hoy en día es normal.

¿Y usted cómo lo ve?
A mi no me importa, siempre y cuando la persona se sienta bien.

¿La acompañó alguien a Miss Universo?
Sí, mi madre, un tío, un hermano pequeño y un amigo.

¿Su novio?
(Risas). ¡Qué va! ¡Pero si es mayor! ¡Tiene 40 años! Es un amigo de la familia, como un tío.

¿Y su novio no ha ido?

Qué novio (risas). Estoy mú mal de novios. Yo no tengo de eso.

Algún pretendiente tendrá...

¡Qué va! Desde que soy Miss España los hombres no se me acercan. Me tienen miedo. La cosa está muy chunga.

¿Cómo es su hombre ideal?

Aún no ha aparecido el mío y no me lo planteo. Cuando tenga que llegar ya vendrá. No niego que tener novio ilusiona... Pero ahora no es una prioridad.

¿Cuál es su prioridad?

Trabajar, lograr mis metas, ser una gran profesional.

¿Ser Miss ayuda a todo eso?

No lo sé, igual al ser conocida... Pero yo creo que lo que ayuda es que te guste lo que haces. Tienes que ser profesional y mejorar día a día.

¿Se metería en el mundo de la interpretación?

Bueno... Por qué no. Me gustaría probar. Es un mundo que me atrae.

¿Se va de vacaciones?

Sí. Me voy a disfrutar de mi casa, mi familia, mis amigos, mi playa. Quiero ir a los sitios de siempre y volver a mi vida de antes.


¿Cree que podrá?

Claro. Cada fin de semana que puedo, vuelvo a Málaga. Y voy a la hamburguesería y la heladería de debajo de casa. La gente me pregunta: ¿cómo puedes venir? Yo alucino, porque soy la misma que antes de irme de Málaga. No he cambiado. Soy igual de sencilla y humilde. Mi gente es más importante que cualquier título de belleza.

Su madre es su gran apoyo.

Sí, estoy muy enmadrada. Ella me incitó a presentarme a Miss Málaga
Insistía... "El día que te vea desfilar", me decía. Al final fui al concurso para que me dejara en paz. (Risas).

¿Cómo lleva el vivir sola en Madrid?

Hombre, es duro. Me afecta no estar con mi madre y mis amigos...

¿Y hace las tareas de la casa? ¿Cuál lleva peor?

Sí. La lavadora es lo peor. Ya he desteñido un montón de cosas. Pero me voy acostumbrando. Al principio te impacta, pero te hace madurar. Estoy aprendiendo.