Entrevista con Michelle Pfeiffer: "Odio verme en mis películas. Siempre me veo horrible"

  • Estuvimos en Londres con esta leyenda del cine.
  • Nos habló de su carrera, su familia y su juventud rebelde.
  • "Trabajar con actrices jóvenes porque aprendes nuevos trucos y, sobre todo, te recuerda que no debes relajarte", asegura.
La actriz Michelle Pfeiffer, en el estreno de 'Dark shadows', donde actúa junto a Johnny Deep.
La actriz Michelle Pfeiffer, en el estreno de 'Dark shadows', donde actúa junto a Johnny Deep.
GTRES

Es difícil estar con ella y no quedarse mirándola fijamente: fue, durante una época, la actriz más bella de Hollywood. Ahora, ya cincuentona, presenta 'Sombras tenebrosas', estrenada el pasado viernes.

Fue, con permiso de Kim Basinger, la rubia más bella del cine. ¿Y ahora? Las últimas fotos eran algo preocupantes: la actriz lucía algo artificial, demasiado retocada. Pero, en persona, su elegancia lo compensa: muy educada y agradable, sus ojos conservan el brillo de antaño y tiene un aspecto más natural de lo que cabría esperar. Cincuentona, muy delgada, extremadamente frágil pero, desde luego, estupenda.

Todo el día haciendo entrevistas. ¿No acaba harta?

¡No, no pasa nada! Me permite viajar, conocer gente, lugares... Te hace más sabia. Pero es más divertido rodar, claro.

En este filme se reencuentra, 20 años después de Batman vuelve, con Tim Burton.

Y no hablábamos desde entonces! Y eso que Catwoman es, según dice, uno de los mejores personajes de sus películas... Pero para 'Sombras tenebrosas' tuve que llamarle yo: me encantaba la serie. Aceptó, y en cuanto nos reencontramos fue como si no hubiera pasado el tiempo.

La serie se emitió entre los sesenta y los setenta. ¿Cómo era usted por esa época?

Muy rebelde, llena de sueños... Ver esa serie, protagonizada por un vampiro muy sexy, era provocador. Una forma de demostrar rebeldía juvenil.

En la película es la matriarca de una familia. ¿Lo era también en el plató? ¿Cómo es trabajar con actrices tan jóvenes?

Es muy bueno poder trabajar con ellas: aprendes nuevos trucos y, sobre todo, te recuerda que no debes relajarte. Con el paso de los años es fácil volverte un poco vago y bajar el pistón... Compartir escenas con ellas es una inyección de energía, hace que todo parezca nuevo, y te recuerda lo mucho que amabas ser actor cuando empezabas.

¿Qué otras cosas sigue disfrutando en un rodaje?

Me gusta que el director sea exigente y me haga trabajar duro, pero también sentirme segura. Con Tim, por ejemplo, el rodaje siempre está lleno de cosas inesperadas: te incita a hacer locuras y divertirte, pero también te da mucha confianza. Me gusta que, en el plató, me traten con mucho cuidado.

¿Y lo peor? ¿Qué la asusta?

No entenderme con el director. Esa es mi peor pesadilla. Me dan ganas de llorar, siento que el director no me quiere, y todo actor, yo la primera, necesita escuchar siempre al director decirle que le quiere.

¿Qué siente al ver sus películas?

No lo soporto. Odio verme.

¿Y haciéndolas? ¿Es más divertido hacer una comedia, se sufre más en un drama...?

Depende, simplemente, de con quién trabajes. He hecho dramas divertidísimos y me he sentido miserable en alguna comedia. Pero no es solo el director: tener como compañeros a gente como Johnny Depp te anima, porque tiene mucho talento y, sobre todo, es muy generoso. Eso te relaja.

¿Actuar es, como dicen, una especie de terapia psicológica?

Sí, puedes tomártelo así. Aprendes cosas de ti misma, exploras tus sentimientos... Me ha pasado muchas veces: según avanza el proyecto, empiezo a identificar cosas de mi personaje con mi propia vida. Todos mis personajes, a la larga, tienen algo que ver conmigo, aunque en un principio no lo parezca.

Su personaje de 'Sombras tenebrosas' hace macramé, ¿y usted?

¡No, pero sí que hago punto! Es una de mis grandes aficiones. La otra, desde luego, es pintar. Me encanta.

¿Alguna vez se ha obsesionado con alguno de sus personajes?

Depende de cómo me sienta con el trabajo... Si siento que lo he hecho bien, me olvido. Pero en el caso contrario no paro de darle vueltas, hasta perder el sueño. Es algo que siempre he tenido que controlar.

¿Es mejor actriz ahora que hace treinta años?

¡Yo no me puedo juzgar, porque siempre me veo horrible! Lo que es seguro es que disfruto más que nunca, me siento más capaz de arriesgarme... estoy más segura de mí misma. Disfruto más siendo actriz que cuando era joven.

¿Y sus hijos? ¿Cómo lo llevan?

Muy bien: tienen casi 20 años y últimamente he buscado proyectos que, además de interesarme, les gusten a ellos. Y me encanta que me aconsejen, porque no hay nada que me guste más que el que me feliciten por una película.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento