La prima de riesgo española se queda en 482 puntos básicos tras superar los 500

  • El indicador se relaja a la espera de una nueva intervención del BCE.
  • Superar los 500 supone un récord histórico desde que España entró en el Euro.
  • Grecia, Portugal e Irlanda superaban los 500 cuando fueron rescatados.
Indicador de la prima de riesgo en las Bolsas europeas.
Indicador de la prima de riesgo en las Bolsas europeas.
Fernando Alvarado / EFE

La prima de riesgo española se ha relajado hasta los 482 puntos básicos tras abrir la sesión de este miércoles con un fuerte rebote que superó los 500 puntos, después de que el martes por la tarde cerrara en 487, en lo que suponía un máximo histórico al cierre desde la entrada de España en el Euro. El indicador batió récord intradía en la mañana de este miércoles al llegar hasta los 507 puntos.

El relajamiento del indicador podría deberse a que el mercado espera que el Banco Central Europeo (BCE) intervenga.  Esto no ha ocurrido aún, pero el mero rumor ya habría servido para relajar la presión sobre la deuda española.

La entidad rectora del euro ha estado comprando deuda española y también de otros países 'periféricos' desde el pasado agosto, para ayudar a enfriar el elevado rendimiento que tiene que ofrecer el bono español a diez años en comparación con el alemán, al que los inversores acuden en masa cada vez que surgen dudas sobre otros países más débiles.

Sin embargo, el BCE lleva ya más de dos meses sin entrar en el mercado, lo que también ha contribuido a elevar la tensión.

Según los datos del mercado, al cierre, la rentabilidad del bono español a diez años se reducía hasta el 6,29%, mientras que el de su homólogo alemán se situaba en el 1,47%.

Los temidos 500 puntos

Rebasar la barrera de los 500 puntos supuso para otros países iniciar el mecanismo de rescate, como ocurrió con Grecia (500 puntos), Portugal (517) e Irlanda (544).

Este indicador mide la diferencia entre el bono español y el alemán, considerado internacionalmente como 'bono seguro'. Un diferencia que indica que nuestro país tendrá que pagar aún más por financiarse y deja claro que los mercados financieros aún desconfían sistemáticamente de España.

Sin embargo, más que por la debilidad económica nacional o las dudas sobre el sistema bancario español, que también influyen —principalmente es la diferencia entre la prima de riesgo italiana, que oscila en unos 50 puntos—, este rebote, iniciado durante la tarde del lunes, tiene un origen claro en otro país de la zona euro: Grecia.

Nueva convocatoria electoral griega

El país heleno está poniendo en entredicho el futuro de la moneda común europea. La incapacidad de sus partidos para poder formar un Gobierno estable tras las últimas elecciones alargará esta agonía un mes más hasta que se celebren nuevos comicios que clarifiquen el panorama político en Atenas.

La formación del nuevo Gobierno heleno no es un asunto baladí para la Unión Europea. La principal diferencia que tienen los diferentes partidos es la necesidad o no de cumplir los draconianos objetivos impuestos desde Bruselas. No hay que olvidar que los partidos de extrema derecha e izquierda, contrarios a cumplir, obtuvieron un amplio respaldo electoral de los griegos.

Grecia elevaba su riesgo país hasta los 2.789 puntos, ya que su bono a diez años registraba un interés del 29,33% e Italia no se quedaba atrás y elevaba el suyo hasta los 457 puntos básicos, igual que Portugal, que situaba su prima en los 1.025 puntos.

Los seguros de impago de deuda (credit default swap o CDS) relativos a los bonos a diez años de España para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares también subían y se cambiaban a 504.720 dólares anuales, frente a los 502.400 de este miércoles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento