Condoleezza Rice, Kofi Annan, y Romano Prodi antes del comienzo de la reunión sobre la crisis en el Líbano
Condoleezza Rice, Kofi Annan, y Romano Prodi antes del comienzo de la reunión sobre la crisis en el Líbano. (Ettore Ferrari / Efe) Ettore Ferrari / Efe
Los países participantes en la Conferencia internacional sobre el Líbano celebrada el miércoles en Roma han pedido que se autorice de forma urgente "una fuerza internacional bajo el mandato de la ONU" para dar asistencia a la población libanesa.

 

Así consta en documento final del encuentro, en el que los participantes expresan su determinación de trabajar inmediatamente para lograr un alto el fuego que debe ser "duradero y permanente".

Los participantes expresaron su determinación para lograr un alto el fuego que debe ser "duradero y permanente"  

En una conferencia de prensa al término de la reunión, el ministro italiano de Exteriores y anfitrión de la conferencia, Massimo D'Alema, transmitió el compromiso de los participantes a "dar ayuda humanitaria inmediata al pueblo libanés".

En este sentido, invitó a Israel "a permitir entrada de ayuda humanitaria en Líbano".

También subrayó la determinación de los asistentes de alcanzar "con la mayor urgencia" un alto el fuego "permanente, duradero y sostenible" que ponga fin a las hostilidades.

D'Alema también anunció que los asistentes al encuentro han alcanzado un acuerdo para convocar "lo antes posible" una conferencia internacional de los países donantes para abordar la situación en Líbano.

Por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha adelantado que su Gobierno decidirá si propone al Parlamento que España participe en la fuerza multinacional para el Líbano cuando conozca las condiciones en que actuará, entre ellas si la milicia de Hizbulá acepta su presencia.

A la reunión acudieron Estados Unidos, Reino Unido, Francia, España, Italia, Alemania, Canadá, Rusia, Egipto, Arabia Saudí, Jordania, Turquía y el propio Líbano.

Además hubo tres representantes de la UE, uno de la OTAN y otro de la ONU.

Según informó un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, inauguró la reunión con un minuto de silencio en memoria de las víctimas del conflicto.

También se refirió expresamente a los cuatro observadores de la ONU muertos en un ataque israelí, hecho que ensombreció el arranque de la cumbre.

El papel de Irán y Siria

El secretario general de la ONU insistió en la importancia de "encontrar un marco político de entendimiento", y subrayó la necesidad de "implicar a Irán y Siria" para la resolución del conflicto.

Previamente, Annan ya había manifestado su deseo de que la Conferencia Internacional sobre el Líbano pidiese al Consejo de Seguridad de la ONU que se pronunciase sobre un inmediato cese de las hostilidades.

Annan subrayó la necesidad de implicar a Irán y Siria en la resolución del conflicto

Por su parte, la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, coincidió en que Siria también tiene "responsabilidad" a la hora de solucionar a la crisis, e insistió en que este país debe respetar las resoluciones de la ONU que establecen el respecto de la soberanía e independencia política de Líbano.

Rice agregó que Arabia Saudí y Jordania, presentes en la conferencia de Roma, pueden tener a su vez "un importante papel" en la resolución del conflicto.

De igual modo, apoyó la creación de una fuerza internacional "bajo mandato de la ONU" para contribuir al restablecimiento de la paz y facilitar la asistencia humanitaria y afirmó que todos están de acuerdo en que lo más urgente es el cese de la violencia, pero debe hacerse "sobre la base de que sea sostenible".

Alto el fuego ¿inmediato?

En este sentido, y según informa la CNN,  no se ha llegado a ningún acuerdo concreto sobre el cese de la violencia, entre otras cosas, porque Estados Unidos se ha resistido a las demandas de un alto el fuego inmediato, insistiendo en que el fin de las hostilidades sea parte de un plan más amplio para desarmar a Hizbulá.  

Esta postura se opone frontalmente a lo expresado por el jefe del grupo parlamentario de Hizbulá, Mohamad Raad,  quien aseguró hoy que su grupo sólo acepta un alto el fuego inmediato y un canje de prisioneros con Israel a través de negociaciones indirectas.

"Cualquier otra propuesta es inaceptable", dijo el parlamentario, que señaló que el Gobierno libanés "se comprometió a obtener un alto el fuego inmediato y total y negociaciones indirectas para un canje de prisioneros".