Al menos 11 ayuntamientos de la Comunitat están bordeando la intervención por su situación de bancarrota. El Ministerio de Hacienda ha rechazado los planes de ajuste presentados por Albaida, Alboraya, l’Ènova, Senyera, Almoines, l’Alcúdia, Bellús, Llaurí, Silla, Gavarda y Vallada, lo que deja a estos consistorios al borde del precipicio, según han confirmado desde la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP).

Su presidenta, Elena Bastidas (del PP y también alcaldesa de Alzira) califica, a preguntas de 20 minutos, de “dramática” la situación general de los ayuntamientos, para los que reclama una mejor financiación y que tengan claras sus competencias.

Los que más dificultades presentan se encuentran en este listado de 11 municipios, todos de la provincia de Valencia, aunque probablemente habrá más. No obstante, como solo tienen obligación de comunicarse con el Ministerio, no han trascendido otros a los que también se han vetado las cuentas.

La incertidumbre sobre el futuro de estos ayuntamientos es total. “En última instancia se produciría una intervención del Ministerio, que tutelaría las cuentas” y dejaría sin funciones económicas a las corporaciones, explica  Bastidas, para quien se trataría de un “aviso a navegantes”.

Este martes reunión y el 5 de julio, ‘repesca’

La presidenta de la FVMP, Elena Bastidas, se reúne este martes con los alcaldes de los 11 municipios valencianos cuyas cuentas han sido rechazadas por el Gobierno, aunque se muestra pesimista ante la posibilidad de “rascar” algún resultado positivo. Estos municipios tendrán que presentar un segundo plan de ajuste antes del 24 de junio que se evaluará el 5 de julio.

Consulta aquí más noticias de Valencia.