Cónclave
Ellos elegirán

Retos para el nuevo Papa

Durante sus 26 años de pontificado, Juan Pablo II reafirmó la doctrina ortodoxa y el liderazgo del Vaticano sobre los 1.100 millones de católicos de todo el mundo, para deleite de los más conservadores y las quejas de quienes propugnaban por algunas reformas. El Pontífice polaco completó casi todos los puestos del Colegio de Cardenales con hombres afines a su pensamiento, favoreciendo las probabilidades de que su sucesor sea también un conservador. Sin embargo, los tiempos y las personalidades cambian, y los nuevos Papas pueden sorprender incluso a aquellos cardenales que lo hayan elegido.

Más allá de quien resulte elegido en el próximo cónclave, los responsables eclesiásticos creen que se enfrentará a desafíos en los siguientes temas:

  • División norte-sur El centro de gravedad de la Iglesia pasó durante el siglo XX de Europa al Tercer Mundo, con un 62% de los católicos viviendo actualmente en Latinoamérica, África y Asia. Las iglesias del hemisferio Sur hacen hincapié en la justicia social y piden un alivio a la deuda con más firmeza que sus homólogas del Norte, pero son generalmente más ortodoxas acerca del celibato, los rituales litúrgicos, y el papel de la mujer en la Iglesia Católica. La pregunta es si una Iglesia más 'al Sur' podría alejar a aquellos feligreses del 'Norte', que esperan políticas más liberales después del largo papado conservador de Juan Pablo II.
  • Jerarquía disminuida. Dentro de los próximos 10 a 20 años, los ancianos clérigos católicos se enfrentarán a una drástica disminución en sus filas, a medida que los obispos mueran o se retiren. El promedio de edad de los sacerdotes católicos está hoy día por encima de los 60 años. El número de parroquias sin un sacerdote residente es cada vez mayor en todo el mundo y crece a ritmo acelerado en los países desarrollados. Los liberales dicen que las reglas tradicionales desalientan a quienes tienen vocación y piden reformas, incluyendo el matrimonio y la posibilidad de ordenar a mujeres sacerdotes. Los conservadores culpan a las reformas modernas y reclaman volver nuevamente a la ortodoxia católica.
  • Celibato. La falta de clérigos y el escándalo ocasionado por los sacerdotes implicados en casos de abuso sexual a niños en Estados Unidos y varios países de Europa ha impulsado a los reformadores a reclamar el fin de la antigua tradición del celibato. Sin embargo, la Iglesia valora el celibato como un don de Dios que libera a los sacerdotes para dedicar sus vidas por completo a su servicio. Aunque no se prevé un cambio en esta doctrina en el futuro cercano, los reformadores piensan que el Vaticano podría dar su acuerdo para ordenar 'viri probati' (que significa en latín hombres de carácter comprobado). Podrían ser de mediana edad o incluso mayores, con familia en caso de estar casados.
  • Moral sexual: La encíclica 'Humanae Vitae', redactada por el Papa Pablo VI en 1968 y en la que se prohibía el control artificial de la natalidad, abrió un abismo entre la Iglesia y muchos feligreses que no estaban de acuerdo con el tono del documento papal. Juan Pablo II predicó vigorosamente sobre las virtudes de la castidad prematrimonial y de la planificación familiar natural, pero realizó un avance mínimo. El próximo Papa se enfrentará también una creciente aceptación de la homosexualidad en el mundo occidental, lo que el Vaticano considera una desviación, a pesar incluso de que ya existen sacerdotes homosexuales.
  • Mujeres y laicismo: La creciente igualdad entre los sexos en los países desarrollados ha impulsado a grupos de activistas a quejarse porque la Iglesia mantiene su negativa a aceptar la ordenación de mujeres sacerdotes. A medida que disminuye el número de sacerdotes, los laicos han asumido cada vez más y más tareas parroquiales. A los tradicionalistas no les gusta esta tendencia y han tratado de reafirmar el papel predominante del cura. Juan Pablo II descartó la posibilidad de ordenar mujeres y hay muy poca perspectiva de que eso cambie.
  • Tolerancia religiosa: Juan Pablo fue indiscutiblemente el Papa más abierto a otras religiones, pero sus consejeros han emitido comunicados que, de acuerdo con otros cristianos, muestran un 'complejo de superioridad católica' que contradice sus acciones. El Vaticano, herido por reveses políticos en Europa, ha presionado para obtener un reconocimiento oficial de 'Cristianofobia' como un mal social similar al antisemitismo y la predisposición contra la religión musulmana. El Vaticano se enfrenta también a problemas defendiendo los derechos de las minorías católicas en algunas países, donde las religiones mayoritarias se han mostrado mas activas en imponer sus puntos de vista.

Según estos retos a los que tiene que enfrentarse el nuevo Pontífice, los cardenales dan su opinión sobre las cualidades que debe reunir y que no siempre coinciden entre sí:

  • Cardenal Bernard Panafieu (Francia): "Debe responder a las preguntas que el género humano plantea y no sólo en Europa Occidental. Estoy pensando en India, en China, en América Latina"
  • Cardenal Hummes (Brasil): "Un hombre que muestre que él y la Iglesia están al servicio de la Humanidad, especialmente al servicio de los más pobres".
  • Cardenal James Stafford (EE UU): "El futuro debe de estar enraizado en el legado que nos ha dejado Juan Pablo II"
  • Cardenal Jorge Medina (Chile): "Todos los papas deben ser conservadores, no pueden ser liberales en la doctrina de la Iglesia"
  • Franciso Javier Errazuriz (Chile): "Habrá una gran apertura hacia el tercer mundo y América Latina".

Las apuestas apuntan por un Papa "o bien carismático, o bien conservador". Dentro de dos semanas se dará a conocer el nombre del nuevo Pontífice. Éstos son los favoritos.


NOTICIAS RELACIONADAS