Frontera de Israel-Líbano
Unos soldados israelíes cruzan la frontera del Líbano (Foto: Reuters) Reuters
La ONU ha confirmado que un ataque aéreo israelí afectó el martes a un puesto de observación de Naciones Unidas situado en Khiam, al sur del Líbano, y habría provocado cuatro muertes.

Uno de los observadores era de nacionalidad china según la agencia estatal china Xinhua, y se se llamaba Du Zhaoyu, mientras que los demás eran de nacionalidades finlandesa, canadiense y austríaca.

El Gobierno chino, que en las últimas semanas pidió que cesaran las hostilidades y dialogaran, ha condenado el ataque

El Gobierno chino, que en las últimas semanas pidió que cesaran las hostilidades y regresaran al diálogo, ha condenado oficialmente este ataque.

Fuentes de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en el sur de Líbano (UNIFIL) señalaron que el cuerpo del observador chino fue recuperado de entre los escombros, por lo que se espera su pronta repatriación.

Los proyectiles dieron de lleno a la base del Grupo de Observadores de la ONU, que quedó completamente destruida.

China ha evacuado a 170 de sus ciudadanos del Líbano, y estudia hacer lo mismo en Israel y Siria si el conflicto empeora.

Algunos, no obstante, permanecen en territorio libanés, entre ellos el embajador Liu Xianghua y personas que han formado allí su familia, temen perder su trabajo o se encuentran en una zona "relativamente segura", según una nota de Xinhua.

No es la primera vez que ciudadanos o instalaciones de China son víctimas "colaterales" de bombardeos, pues ya en 1999 la embajada china en Belgrado (Serbia) fue bombardeada por aviones de la OTAN, durante la Guerra de Kosovo.

Los bombardeos israelíes se reanudaron ayer martes después de 24 horas de relativa calma, en un día que comenzó con siete personas muertas y una herida tras el impacto de un misil israelí en un domicilio del sur de Líbano.

Casi 400 libanes han perdido la vida desde que comenzaron los combates entre Israel e Hizbulá

Casi 400 libaneses muertos

El gobierno libanés ha informado de que el número de libaneses muertos en las casi dos semanas de combates entre Israel y la milicia chií de Hizbulá es de 392 personas, a los que hay que añadir 1.383 heridos.

"No incluimos en las cifras la de los militantes de Hizbulá muertos", precisó el ministro de Interior Ahmed Fatfat, que dijo desconocer este dato.

Nueva 'franja de seguridad' en Líbano

Por su parte, el Ejército israelí anunció que está erigiendo una "franja de seguridad" en el sur de Líbano.

El ministro de Defensa israelí,

Ese territorio será controlado indefinidamente por las fuerzas israelíes si no son desplegadas tropas internacionales

Peretz, afirmó que ese territorio en el sur de Líbano y a lo largo de la frontera con Israel será controlado indefinidamente por las fuerzas israelíes si no son desplegadas tropas multinacionales.

El ministro no especificó el espacio que cubrirá esta franja y dijo que no es posible crear una frontera permanente, entre Israel y Líbano, debido a las condiciones del terreno.

Además, apuntó que se establecerá de acuerdo con la capacidad de control y ejecución del Ejército israelí que a su vez abrirá fuego contra todo aquel que se acerque.

Por otra parte, las autoridades israelíes anunciaron ayer martes que 20 miembros de Hizbulá habían perecido a causa de fuego israelí. Hizbulá lo niega.

Dieciséis heridos en Haifa

Al menos 16 personas resultaron heridas en la ciudad israelí de Haifa, al norte del país, tras la caída de hasta 20 misiles lanzados por Hizbulá, según informa la CNN.

Las tropas israelíes que operan en el Líbano meridional han conquistado el pueblo de Bint Djebeil, un baluarte de la milicia islámica de Hizbulá, anunció ayer martes la radio pública israelí, algo que Hizbulá niega.

Miles de soldados israelíes -dos compañías del cuerpo se infantería Golani y del cuerpo de paracaidistas con sus respectivas unidades de élite- cercaron la que se considera la "capital de los chiíes" en el Líbano meridional donde, según fuentes militares, se atrincheraban unos 150 milicianos de Hizbulá.

El portavoz militar no proporciona datos sobre la cantidad de miembros de cada compañía, "pero podéis decir que son miles", explicó el portavoz militar.