Traslado
El cuerpo del Papa es trasladado hasta la Basílica de San Pedro.
La apertura de la capilla ardiente con los restos mortales de Juan Pablo II, instalada en la basílica de San Pedro, se ha adelantado a petición de Protección Civil. Los responsables de la seguridad de la ciudad de Roma instaron a las autoridades vaticana a que tomaran esa decisión para garantizar la integridad de los miles de fieles que hacen cola desde hace horas.

 La apertura de la capilla mortuoria se había retrasado cuatro horas respecto al horario facilitado ayer (15.00 GMT), lo que causó cierta desazón, además de cansancio, entre los miles de fieles que aguardan en fila.

EL TRASLADO DEL PAPA HASTA LA BASÍLICA
El cuerpo sin vida del Papa polaco, amortajado con la sotana blanca y la casulla roja pontificales, salió de la sala Clementina del Palacio Apostólico a hombros de doce silleros pontificios, tendido en unas andas de raso rojo.

La procesión se dirigió después hacia la Basílica de San Pedro a través de la llamada escalera noble, la primera Logia, la sala Ducal y la sala y la escalera Regia, para entrar en la Plaza de San Pedro por la Puerta de Bronce.

Les precedían monjes que portaban velas y cantaban 'El Señor tenga piedad' en Latín y una letanía que pide a todos los Santos de la Iglesia que recen por los fallecidos.

La procesión dejó el Vaticano a través de la puerta de bronce de la ciudad-estado y el cuerpo del Pontífice fue trasladado a la plaza de San Pedro, donde sus restos descansarán hasta el funeral que se celebrará el viernes.

Decenas de miles de personas estaban alineadas en el amplio bulevar que lleva a la basílica, y la mayoría llevaba horas esperando para presentar sus respetos a Juan Pablo II.