El estado de salud del ex primer ministro israelí, Ariel Sharon, que se encuentra en coma desde que sufrió varios derrames cerebrales el pasado mes de enero, ha empeorado en los dos últimos días, según un comunicado emitido por el centro hospitalario en el que se encuentra ingresado.

Según el Centro Médico Sheba de Tel Aviv, Sharon tiene problemas en los riñones.

"En los últimos dos días la condición del ex primer ministro se ha deteriorado. La funciones vitales de sus riñones empeoran y está acumulando líquidos en su cuerpo", informa el comunicado.